En consonancia con la posición oficial de Naciones Unidas, su secretario general, Antonio Guterres, abogó ayer por la solución al conflicto entre Israel y Palestina que incluya el establecimiento de dos Estados capaces de vivir en paz y con seguridad.

En declaraciones a la prensa junto al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, Guterres reafirmó además la ‘realidad innegable’ de Jerusalén como ciudad donde se asientan las raíces de las tres grandes religiones monoteístas (cristianismo, Islam y judaísmo).

De esa manera, según observadores, el secretario general envió un mensaje claro en contra de las pretensiones de Tel Aviv de anexarse esa urbe, ocupada por Israel durante la guerra de los Seis Días, en 1967.

En su alocución, Guterres reconoció las grandes complejidades que el proceso de paz entre israelíes y palestinos tiene por delante, tarea en la cual se comprometió a trabajar en la medida de sus posibilidades.

En el logro de ese propósito, agregó, se hace necesario, entre otros factores, alcanzar una mejora significativa de las condiciones económicas y sociales de la vida de los palestinos.

El secretario general expresó asimismo su oposición a la actividad de edificación de asentamientos israelíes en tierras palestinas (Jerusalén oriental y la Cisjordania ocupada), así como también, dijo, a los actos de ‘terrorismo y violencia’, lo cual fue apreciado como una crítica a las acciones de miembros de algunas facciones palestinas.

Guterres manifestó también un claro e inequívoco compromiso con la seguridad de Israel y su rechazo con cualquier manifestación de antisemitismo.

‘La idea, la intención o la voluntad de destruir el estado de Israel es algo totalmente inaceptable desde mi perspectiva’, enfatizó el jefe de la ONU.

Guterres llegó a Israel la víspera en la noche en su primera visita oficial como secretario general.

Antes de su encuentro con Netanyahu, Guterres se reunió con el presidente israelí, Reuven Rivlin, a quien le ratificó su posición contra cualquier postura que pueda considerarse antisemita, y visitó el sitio de Yad Vashem, el monumento conmemorativo al Holocausto erigido en Israel.

Esta previsto que hoy Guterres sostendrá un encuentro con con el presidente palestino, Mahmoud Abbas.