La administración del presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, sumó hoy a los problemas sociales y la caída vertiginosa del mandatario en las encuestas, abiertas discrepancias entre el primer ministro y miembros del partido gobernante.

Declaraciones críticas del premier, Fernando Zavala, hacia parte de la bancada del gobernante Peruanos por el Kambio (PPK), en el contexto de un análisis de la difícil coyuntura política que atraviesa el gobierno, merecieron reacciones de legisladores oficialistas.

Zavala dijo que solo diez de los 17 legisladores de PPK trabajan con el Ejecutivo y mencionó a algunos de cada supuesto bando por su nombre, opiniones consideradas ajenas al buen criterio político por el congresista Juan Sheput, vocero de la bancada y uno de los que supuestamente no colabora con el gobierno.

‘El comportamiento de una bancada no se mide por las propuestas o las críticas. Se mide por los votos’, añadió Sheput al señalar que el grupo parlamentario ha votado en forma unánime a favor de las propuestas y posiciones del gobierno.

Añadió que Zavala debe proceder con ‘una cabeza más fría’ pues no es admisible que el premier diga que la bancada oficialista está partida, ni que haya una posición extremadamente crítica en el partido PPK, y llamó a calmar los ánimos.

‘El trabajo de un congresista no es ‘reventarle cohetes’ (adular) a los ministros, sino fiscalizarlos democrática y legalmente’, dijo a su vez en una red de Internet el presidente y legislador de PPK, Gilbert Violeta.

Salvador Heresi, otro legislador del mismo partido, comentó que Zavala debió hacer una auocrítica ante la caída del presidente en un sondeo difundio ayer, de 32 a solo 19 por ciento en un mes, debida según analistas al mal manejo oficial de una larga huelga de maestros.

‘Me he quedado muy sorprendido por el escaso sentido autocrítico que tiene el primer ministro’, agregó Heresi, quien calificó de incorrecta e infantil la clasificación hecha por Zavala, de que hay dos grupos de parlamentarios oficialistas, los que lo defienden y los que hacen sugerencias constructivas.

‘No es lo mismo vender cerveza que vender ideas’, añadió aludiendo al anterior empleo de Zavala como gerente de una gran empresa cervecera y añadió que no pide la cabeza del premier, aunque él se está aislando.

Inclusive uno de los parlamentarios clasificados como colaboradores de la Administración, Gino Costa, consideró necesario replantear la estrategia política del gobierno.

Señaló que el gabinete ministerial, considerado tecnocrático y empresarial, no necesariamente expresa la política de alianzas que el gobierno requiere y planteó el ingreso de miembros de PPK y de otras fuerzas parlamentarias.

El analista Alberto Adrianzénn dijo que es insólito que el premier, ajeno al PPK, manifieste las opiniones citadas sobre el partido que lo llevó al poder y señaló que el mandatario y Zavala creen erradamente que pueden gobernar con tecnócratas y amigos, sin el partido.