Los trágicos recuerdos del huracán Katrina se acrecentarán hoy en el estado norteamericano de Luisiana cuando la tormenta tropical Harvey vuelva a tocar tierra después de hacerlo hace cinco días por el vecino Texas.

Harvey, responsable de catastróficas y mortales inundaciones en la ciudad de Houston y zonas aledañas, llegó a ser un huracán categoría cuatro de un máximo de cinco en la escala Saffir-Simpson.

Justamente una docena de años atrás, Katrina provocó más de mil 800 muertes, la mayoría en Nueva Orleans, que quedó inundada debido a los fallos y el colapso de sus diques.

Ante el actual peligro, centenares de personas fueron rescatadas en el suroeste de Luisiana pues el nivel de agua en la zona de Lake Charles, cerca de la frontera con Texas, era peligroso.

El alcalde de Nueva Orleans, Mitch Landrieu, exhortó la víspera a los habitantes a permanecer protegidos en sus casas debido a la amenaza de inundaciones.

Unas 500 personas fueron evacuadas en la parroquia (equivalente al condado en otros estados) de Calcasieu, la más poblada en el suroeste de Luisiana, a medida que las lluvias generaron desbordes en las vías fluviales, señaló el vocero Tom Hoefer.

Según el Servicio Nacional de Meteorología, está previsto que Harvey toque tierra por la parroquia de Cameron durante las primeras horas de la mañana de este miércoles, luego de haber pasado por Texas y regresar al Golfo de México.

También se pronosticaron para la parte occidental de Luisiana acumulados de lluvia de 150 a 300 milímetros, y ráfagas de viento de hasta 80 kilómetros por hora en zonas costeras.

Al menos 30 fallecimientos fueron provocados por las inundaciones en Texas, donde se registraron inéditos registros de lluvias, informó ayer el diario de The New York Times.

De acuerdo con la publicación, los trabajadores de emergencia rescataron este martes a más de tres mil 500 personas en el sureste del territorio y cientos de miles permanecen evacuadas.

Las autoridades aconsejaron paciencia, pues en correspondencia con los pronósticos las condiciones del clima no mejorarán pronto.

Por su parte, el periódico The Washington Post se refirió a 22 muertes confirmadas, pero reconoció que debido a las severas condiciones aún existentes resulta difícil conocer el número exacto.

El enfoque de la ciudad continuará en las acciones de rescate y no en la evaluación de daños, y mucho menos en la recuperación, manifestó Sylvester Turner, el alcalde de Houston, la cuarta ciudad más poblada de Estados Unidos.