Fuerzas de seguridad en Venezuela lograron recuperar parte del lote de armas de guerra sustraídas del Fuerte Paramacay, ubicado en el estado Carabobo, atacado por un grupo de civiles y desertores del Ejército el pasado 6 de agosto.

Fuentes castrenses confirmaron a medios locales de prensa que el alijo de armas recuperado incluye 45 fusiles AK-103, un fusil AR-15, 68 cargadores de AK, cargadores de AR-15 y 37 bayonetas de AK.

El 12 de agosto último -seis días después del ataque calificado aquí como terrorista-, fueron recuperados cinco fusiles de los sustraídos del Fuerte Paramacay, que estaban enterrados en una zona montañosa del sector El Algarrobal, cerca de la población de Tocuyito, colindante con el Campo Carabobo.

Un día después, se logró localizar otros 21 fusiles, tres lanzagranadas, pistolas, municiones, entre otros, después de un operativo del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN).

También fueron arrestadas 18 personas por su presunta participación en el ataque al fuerte militar, entre ellos sus cabecillas, el ex capitán de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) Juan Carlos Caguaripano, y el primer teniente Jeferson García Dos Ramos.