La visita de la ex fiscala de Venezuela, Luisa Ortega Díaz a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) en Costa Rica, no generó fruto alguno.

Ortega fue recibida el lunes por el Presidente de la Corte, el juez Roberto F. Caldas; la jueza costarricense Elizabeth Odio Benito y el juez secretario, Pablo Saavedra Alessandri; luego de que la ex fiscala solicitara una reunión con la Corte, con el propósito de denunciar lo que considera violaciones a los derechos humanos en Venezuela.

Según un comunicado de prensa, la ex fiscala puso en conocimiento de los jueces la situación general de derechos humanos en ese país, la supuesta persecución política en su contra y la solicitud de medidas cautelares que ha presentado ante la Comisión Interamericana.

Aunque la venezolana tenía como propósito presentar una denuncia contra el gobierno de Nicolás Maduro, los jueces recordaron que la Corte Interamericana no puede recibir denuncias de personas particulares, pues solo lo hace de casos emanados desde la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Asimismo, los jueces recordaron que Venezuela denunció, en 2012, la competencia de la Corte, por lo que ese órgano del sistema interamericano no puede conocer casos respecto a ese Estado.

Finalmente, la Corte manifestó que ni la Comisión ni la Corte pueden recibir denuncias contra personas particulares, ya que ambos órganos determinan la responsabilidad internacional de los Estados y no de personas individuales.