China dijo que las sanciones contra Corea del Norte deben ser dentro del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

La vocera de la Cancillería china, Hua Chunying, se pronunció después de que el Consejo de Seguridad emitiera una declaración del Presidente, en la cual se condena el lanzamiento de un misil por parte de Piongyang el lunes, así como varios lanzamientos ejecutados el viernes.

“El Consejo de Seguridad expresa su gran preocupación porque Corea del Norte, al llevar a cabo ese lanzamiento sobre Japón, así como sus acciones y declaraciones públicas recientes, socava deliberadamente la paz y estabilidad regionales y ha causado graves preocupaciones de seguridad en el mundo entero”, refiere la declaración del Consejo.

Hua dijo que la declaración refleja el consenso de la comunidad internacional, pero que “China se opone a cualquier acción unilateral o jurisdicción de brazo largo basada en la ley nacional de un país”.

China espera que todas las partes apliquen firme, integral y completamente las resoluciones del Consejo, agregó.

Acerca de la comunicación y coordinación de China con Rusia sobre el asunto, Hua dijo que los dos países comparten la misma meta, que es compartida por todos los demás miembros permanentes del Consejo y por la comunidad internacional entera.

Solo que en esta etapa algunos países pueden diferir sobre los enfoques específicos para lograr la meta, refirió.

China desea seguir la coordinación y cooperación con Rusia para mantener la paz y estabilidad en la región y en el mundo entero, agregó la vocera.

CONDENA LANZAMIENTO DE MISIL

El Consejo de Seguridad de la ONU condenó enérgicamente el martes el último lanzamiento de un misil realizado por Corea del Norte y le exigió que suspenda este tipo de acciones.

En un comunicado, el Consejo destacó que estas acciones de Pyongyang no solo suponen una amenaza para la región, sino también para todos los Estados miembros de la ONU.

Exigió a Pyongyang que no efectúe más lanzamientos que utilicen tecnología de misiles balísticos y cumpla con las resoluciones del Consejo de Seguridad, según el comunicado, el cual fue divulgado tras consultas a puerta cerrada entre los miembros del Consejo.

Japón, Corea del Sur y Estados Unidos convocaron a una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad tras el lanzamiento del misil.

El Consejo de Seguridad demandó a Norcorea que renuncie a todas las armas y programas nucleares “de manera completa, verificable e irreversible”, y detenga inmediatamente todas las actividades relacionadas.

Asimismo, exigió al país asiático que no lleve a cabo más pruebas nucleares ni incurra en más provocaciones, y que renuncie a cualquier arma de destrucción masiva que posea.