La Justicia Federal del Distrito Federal de Brasil determinó la suspensión inmediata del decreto, aprobado por el Gobierno de facto de Michel Temer, que extinguía la reserva Reserva Nacional del Cobre y Asociados (Renca) en la zona norte de la Amazonía, y que abría las puertas a su explotación por parte de la industria minera.

El juez Rolando Spanholo dictaminó la suspensión de “todo y cualquier acto administrativo” que busque extinguir la reserva, alegando que el Gobierno no puede tomar esa decisión por decreto, sin previa deliberación del Congreso Nacional, según informa el diario O Globo.

El juez recuerda que el artículo 225 de la Constitución brasileña determina que las áreas de protección ambiental solo pueden ser alteradas o suprimidas a través de una ley, “quedando prohibido cualquier uso que comprometa la integridad de los atributos que justifiquen su protección”, difundió Sputnik.

La Renca está situada entre los estados de Amapá y Pará (norte de Brasil) y tiene un tamaño de cuatro millones de hectáreas (aproximadamente el tamaño de Dinamarca).

Fue creada en 1984 para preservar yacimientos de oro, hierro, manganeso y otros minerales, no explotados hasta ahora.