El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, aludiendo la severa crisis humanitaria que viven los gazatíes, ha pedido con carácter de urgencia a las autoridades israelíes que pongan fin al bloqueo de la Franja de Gaza y abran los pasos fronterizos a este enclave palestino.

Guterres, desde la misma Franja de Gaza, ha denunciado que este territorio palestino encara una “dramática” crisis humanitaria y ha llamado a la comunidad internacional a aumentar sus ayudas a los residentes del bloqueado enclave.

“Estoy profundamente conmovido de estar en Gaza hoy, desafortunadamente para presenciar una de las crisis humanitarias más dramáticas que he visto en muchos años que he estado trabajando como activista humanitario en las Naciones Unidas”, ha dicho.

El Movimiento de Resistencia Islámica Palestina (HAMAS) ha elogiado el viaje del secretario general de la ONU a la Franja de Gaza y ha expresado su esperanza de que su visita logre mejorar las condiciones de vida en Gaza, enclave palestino que, debido al bloqueo israelí, aún no ha sido capaz de recuperarse de la agresión bélica que lanzó en 2014 el régimen de Tel Aviv.

La visita de Guterres a la Franja ha sido motivo de varias manifestaciones de residentes de Gaza quienes han exigido a la ONU que presione a Israel para que desbloquee Gaza y deje libre a los presos en las cárceles israelíes.

Desde 2007, el régimen israelí mantiene un bloqueo a la Franja de Gaza que impide a los ciudadanos de la zona ejercer sus principales derechos, entre ellos, al trabajo, la salud, la educación y la libertad de circulación.

Las medidas represivas del régimen de Tel Aviv han sido además reforzadas con la construcción de un muro subterráneo de hormigón equipado con tecnologías defensivas para intensificar el asedio al enclave costero palestino.