Si un pueblo ha sido solidario con Colombia es precisamente el de la República Bolivariana de Venezuela, aseguró el canciller venezolano, Jorge Arreaza, durante una visita al poblado La Fría, en el estado fronterizo de Táchira.

Arreaza, acompañado del gobernador tachirense, José Gregorio Vielma Mora, sostuvo un encuentro la víspera con la comunidad de emigrantes colombianos que viven en esta zona del occidente venezolano, para desmentir la campaña mediática generada en Bogotá, que pretende crear una crisis migratoria entre ambas naciones.

En declaraciones a Prensa Latina, el ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela precisó que en los 916 mil kilómetros cuadrados de la nación venezolana viven más de cinco millones de colombianos.

‘Jamás ha existido un sentimiento de xenofobia contra ellos -subrayó Arreaza-, jamás han sido utilizados como instrumentos de guerra contra Colombia, por más diferencias que hemos tenido. Jamás han sido expulsados ni tratados de expulsar para colapsar los servicios en Colombia’.

Enfatizó que Venezuela genera las condiciones para convivir con los cinco millones de personas procedentes de Colombia, y explicó que ‘desde el punto de vista migratorio, de las políticas sociales, se han integrado culturalmente a Venezuela y son, hoy en día, una fuerza importante en el mundo del trabajo profesional y cuentan y contarán siempre con el apoyo del gobierno bolivariano’.

El canciller venezolano alertó que, en los últimos meses, ‘pareciera que las heridas de la guerra económica contra Venezuela, inducidas en buena parte desde Colombia, con un doble cambio de la moneda, con una resolución oficial que le hace mucho daño al tipo de cambio del bolívar frente al dólar, se ha producido una emigración de venezolanos a Colombia’.

‘Pero Âípor Dios! -precisó-, son unos cuantos millares, entonces, en el lado colombiano comienzan a utilizar políticamente, y, ojo, buena parte de esos emigrantes son colombianos que viven en Venezuela, que tienen doble nacionalidad y que están regresando a su país. Ojalá haya las condiciones para que ellos pudiesen regresar, si así fuera el caso’.

Denunció que, desde Colombia, ahora comienzan a utilizar, incluso a decir, cosas tales como que se están preparando y asesorando con otros países para construir campos de refugiados, según los protocolos de la Organización de Naciones Unidas para recibir a los ‘venezolanos’ que emigran.

‘Por favor -agregó Arreaza-, nosotros les pedimos respeto a Colombia. La única condición que ponemos para tener relaciones de paz y de igualdad con cualquier estado del mundo, es el respeto’.

‘Creemos que se ha perdido el respeto hacia Venezuela por parte del gobierno colombiano, incluso, se ha perdido el respeto hacia los colombianos que viven en Venezuela, y por eso estamos aquí, para manifestarle a esta comunidad en Venezuela nuestro apoyo’.

Recalcó que esa solidaridad se mantendrá ‘con los hombres y mujeres de bien, no a los que vienen con violencia, no a las bandas criminales y paramilitares que también exportó el conflicto colombiano a nuestro territorio y que serán repelidos por la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) de manera contundente’.

También instó a los medios de comunicación y las agencias de prensa internacionales a que reconozcan el testimonio de vida de ‘estos hombres y mujeres, que como dicen, vinieron a Venezuela con una mano delante y otra detrás, escapando de la violencia, de la pobreza, de la miseria, de un país donde todavía no hay un sistema de salud que integre y llegue a toda la población, donde el sistema escolar está privatizado’.

El dirigente bolivariano recordó que a los emigrantes colombianos se les abren todas las puertas en Venezuela. ‘¿Cuándo han visto ustedes que en un módulo de Barrio Adentro, o en un CDI (Centros de Diagnóstico Integral) se le niegue la atención a un colombiano? O que no se le entregue una vivienda porque es colombiano’.

No queremos que se tergiverse la verdad sobre Venezuela, enfatizó el canciller venezolano. En Colombia están diciendo que esperan ‘un ataque’ de Venezuela. El embajador de Estados Unidos en Bogotá presentó semejante hipótesis. ‘Pareciera que quieren provocar un conflicto, con provocaciones diarias y nosotros debemos evitarlo’.

‘El destino de Colombia y Venezuela es la paz, es convivir. Por ahí dicen que nuestras naciones son hermanas siamesas. Estamos juntos, somos un solo pueblo, bolivarianos, libertados por la espada sagrada del Libertador Simón Bolívar y estamos predestinados y obligados, moral y éticamente por la historia, a vivir en paz’, sentenció.