La líder indígena Milagro Sala fue trasladada ayer jueves a la casa en la localidad del Carmen donde cumplirá prisión domiciliaria; el recinto había sido destruido pero la organización política argentina Túpac Amaru acondicionó el lugar en lo referido a los servicios básicos como luz y agua.


La información fue confirmada por la encargada de prensa de la organización, Sabrina Roth, que explicó que las restricciones impuestas a Sala no concuerdan con los que deberían ser impuestos a una persona que cumple prisión domiciliaria.

“Le impusieron restricciones con la cantidad de visitas, no pueden ir más de 20 personas por un día. Tampoco pueden portar aparatos electrónicos como celulares pero legalmente no debería tener ningún impedimento”, precisó Roth.