Un escondite de armas pertenecientes al Estado Islámico, las cuales llegaban con el apoyo de LAV-25 turcos, fue capturado por las Fuerzas Democráticas Sirias en Mirur, una microrregión al occidente de Raqqa.