Un alto cargo de la Duma de Estado, cámara baja del Parlamento ruso, calificó de inadmisible la opción de lanzar un ataque preventivo contra Corea del Norte, que anunció haber ensayado una bomba de hidrógeno para ser instalada en sus misiles balísticos intercontinentales.

«Algunos de nuestros colegas irresponsables, ante todo en EEUU, ya empiezan a hablar de golpes preventivos. Son inadmisibles, es necesario resolverlo todo en la mesa de negociaciones», declaró a Sputnik el jefe del comité de Defensa, Vladímir Shamánov, del partido Rusia Unida.

En agosto pasado, el presidente de EEUU, Donald Trump, amenazó con «fuego y furia» a Pyongyang después de que militares norcoreanos desvelaran un plan de ataque preventivo que prevé el lanzamiento de cuatro misiles Hwasong-12 en dirección a la isla estadounidense de Guam.

Más tarde, las dos partes bajaron el tono de su retórica: el líder norcoreano, Kim Jong-un, anunció que pospone el plan a la espera de que Washington dé pasos hacia la distensión en la península de Corea y Trump calificó de sabia su decisión.

Corea del Norte declaró haber llevado a cabo su sexta prueba de armas nucleares, la de una munición de hidrógeno para ser instalada en misiles balísticos intercontinentales (ICBM).

El comunicado oficial señala que el ensayo ha sido un éxito, no ha provocado fugas de radiación ni daños medioambientales y marca un hito en el desarrollo del programa nacional de armas nucleares.

Según la estimación preliminar, Corea del Norte detonó una bomba de 50 kilotones.

Fue el sexto ensayo desde que Corea del Norte se proclamó potencia nuclear en el año 2005; los anteriores tuvieron lugar en 2006, 2009, 2013 y dos en 2016.