El accionar estratégico de las fuerzas de seguridad de Nicaragua ha garantizado la inexistencia en el país de los carteles de la droga y las maras (pandillas), que con su criminalidad y violencia afectan a varias naciones de la región.

Así lo demuestra un informe presentado por el jefe del Ejército, general Julio César Avilés, sobre las actividades llevadas a cabo durante un año por la institución bajo su mando.

Dicha estrategia, concedida como un muro de contención, ha evitado que circulen por la nación centroamericana entre 600 y 700 toneladas de droga, según datos aportados por Avilés.

Para el gobierno sandinista, esa política de seguridad parte de considerar al narcotráfico y el crimen organizado como la mayor manifestación del terrorismo en la región.

De ahí el llamado constante del presidente Daniel Ortega de prestar atención a esta problemática con responsabilidades compartidas.

Al intervenir en el acto central por el aniversario 38 del Ejército de Nicaragua, Ortega advirtió que los crímenes cometidos por el narcotráfico, el crimen organizado y las maras son de igual dimensión que los ejecutados por el Estado Islámico.

En ese sentido alertó que la cantidad de víctimas y muertos en toda la región Mesoamericana es cada día mayor.

De ahí que el mandatario nicaragüense considere al narcotráfico y el crimen organizado como la mayor amenaza a la paz y a la soberanía del orbe. Son fuerzas -reflexionó- que se mueven en el interior de nuestros países para tomarse las instituciones, las comunidades e imponer un narco Estado.

Por otra parte, Ortega recordó que Estados Unidos sigue siendo el mayor consumidor de drogas en el mundo y tiene una enorme responsabilidad en esta tragedia.

No obstante, el presidente aseguró que Nicaragua no bajará los brazos y continuará luchando contra dichos flagelos, más allá de sus propias posibilidades materiales.

‘Estamos dando la batalla, la estamos dando los centroamericanos, la estamos dando en toda Mesoamérica, México, Venezuela, Colombia, todos dando la batalla’, enfatizó.

En tanto, el general Avilés reveló que en el período de un año el Ejército de Nicaragua logró decomisar dos mil 558 kilogramos de droga, capturar a 56 narcotraficantes, 20 medios navales y de transporte, así como incautar miles de dólares al crimen organizado.

Igualmente se desarticularon seis estructuras delictivas dedicadas al cultivo de marihuana, al tiempo que se destruyeron 55 mil 600 plantas de ese psicoactivo.

Asimismo, en la lucha contra la migración ilegal se detectaron cuatro mil 579 migrantes, en su inmensa mayoría procedentes de países de Medio Oriente y África con el objetivo de llegar a Estados Unidos.

Todo ello como parte de 440 mil servicios operativos realizados por las fuerzas terrestres, 663 horas de vuelo y más de 132 mil millas de navegación.

Etiquetas: ;