Un barco de pesca con 87 migrantes a bordo fue interceptado ayer domingo en el Mar Negro, cerca de las costas de Rumania, en el tercer incidente de este tipo desde mediados de agosto, indicó la policía fronteriza.

El barco fue detectado a unas 14 millas de la costa y no respondió a las advertencias, por lo que la policía decidió enviar a dos embarcaciones para escoltarlo hasta el puerto de Midia (este).

A bordo iban 48 hombres, 16 mujeres y 23 niños. Se está intentado identificar su nacionalidad y el país de origen del barco, dijo Lonela Pasat, la portavoz de la guardia costera de Constanta (este).

Los pasados 13 y 21 de agosto, dos embarcaciones que llevaban respectivamente a 69 y 68 migrantes ilegales procedentes de Siria e Irak fueron interceptados también en el Mar Negro, reseña AFP.

Rumania, que no forma parte del espacio Schengen de libre circulación europea, no ha vivido hasta ahora una ola de llegadas de migrantes como otros países europeos.

Pero el gobierno de Bucarest teme que el Mar Negro se convierta en un trayecto alternativo al Mediterráneo para los migrantes que quieren llegar a Europa.