El Reino Unido ha retirado sus tropas de la base Al-Tanf operada por la coalición en el desierto del sur de Siria y de hecho terminó toda asistencia militar hasta ahora proporcionada a los mercenarios afiliados al «ejército sirio libre» en la región.

Al igual que el personal militar estadounidense que también formaba parte del llamado programa de entrenamiento de la «oposición moderada» en el sur de Siria, las tropas de las fuerzas especiales británicas operaban desde la base de la coalición establecida en el poblado de Al-Tanf, cerca de la frontera de Siria con Irak.

Prácticamente todos los combatientes del «ejército sirio libre» que formaban parte del programa de entrenamiento aprobado por el Pentágono habían luchado en años anteriores contra las fuerzas pro-gubernamentales en la región de Deir ez Zor, en Siria, junto al grupo terrorista Jahbat al-Nusra, ligado a Al-Qaeda.

Según el medio británico Daily Telegraph, la retirada británica del apoyo a los militantes del «ejército sirio libre» comenzó en junio de este año, cuando se confirmó que al menos 20 soldados de las fuerzas especiales se retiraron de la base de Al-Tanf.

En fecha muy reciente, el resto del contingente británico de Al-Tanf se ha marchado llevando consigo cualquier otro apoyo del Reino Unido a militantes del «ejército sirio libre» en el sur de Siria.

Aunque nunca se mencionó en los medios de comunicación occidentales, los militantes respaldados por la coalición en Al-Tanf han demostrado ser casi enteramente más interesados ​​en luchar contra las fuerzas lideradas por el gobierno sirio en el sur de Siria en lugar de luchar contra el «E.I.», próximas en la región.