Nuevas organizaciones políticas y sindicales confirmaron su asistencia a la protesta prevista en Francia el 12 de septiembre contra la reforma laboral impulsada por el gobierno, un proyecto que suscita hoy una tensa controversia en el país.

En un comunicado, la Federación Sindical Unitaria (FSU) llamó a sus afiliados a participar masivamente en la huelga, convocada por la Confederación General del Trabajo y por Solidarios, con el fin de oponerse al ‘cuestionamiento de los derechos sociales de los asalariados’.

De acuerdo con el texto, la FSU ‘comparte las inquietudes y preocupaciones de las organizaciones que condenan esta reforma, que atenta contra los derechos bajo el pretexto de la flexibilidad y la adaptación del mercado de trabajo’.

La organización fustigó a un gobierno que ‘lleva a cabo una política liberal dura, con consecuencias tanto para los empleados del sector privado como del sector público, y que pone en crisis nuestro modelo social’.

Por otro lado, el movimiento 1 de julio (M1717), del ex candidato presidencial Benoit Hamon, también confirmó su presencia en la manifestación, cuyo centro será París pero tendrá además ramificaciones en otras ciudades galas, según las previsiones.

‘El movimiento estará presente’, sostuvo el portavoz Guillaume Balas, quien señaló como posible la presencia de Hamon, un político de origen socialista.

La intención del gobierno de aprobar por decreto un nuevo Código del Trabajo despierta una tensa controversia en esta nación europea, donde una parte del empresariado se declara a favor de la iniciativa.

El presidente del Movimiento de Empresas de Francia (Medef), Pierre Gattaz, calificó la reforma de ‘una etapa importante e interesante’.

Aunque admitió que esperaba más cambios, opinó que las ordenanzas presentadas ‘son una primera etapa para la construcción de un derecho de trabajo mejor conectado con la realidad de las empresas’.

Mientras varios grupos políticos han expresado su rechazo, como el movimiento Francia Insumisa, en el sector sindical existen diferencias pues organizaciones como Fuerza Obrera rechazaron unirse a la huelga.

De cualquier forma, los organizadores aspiran a lograr una movilización general amplia que permita mostrar el rechazo popular a la medida.

Etiquetas: ; ;