Con la declaración de que los comicios generales en Angola fueron inconstitucionales e ilegales, la oposición dio un paso que para algunos la acercan hoy al despeñadero.

Reclamar por unos votos en algunas provincias y decir que por ello todo el proceso es inconstitucional e ilegal, es por lo menos irrespetuoso con todos los participantes, consideró el político y habitual comentarista de la televisión local Fernando Heitor.

Es decirle a los que se inscribieron desde el 25 de agosto del año pasado que participaron en una justa fuera de la ley, añadió Heitor, quien renunció recientemente a la militancia y a la diputación por la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (Unita), una de las fuerzas opositoras firmantes del documento.

Precisamente fue el presidenciable por la Unita, Isaías Samakuva, el que leyó este domingo el documento en una transmisión en vivo por la Televisión Pública de Angola.

Samakuva explicó que desconocen los datos hasta ahora divulgados por la CNE, que trabaja en el conteo definitivo.

Para ello exhortó a repetir el escrutinio en todas las provincias del país, toda vez que mencionó la pérdida de urnas, votos y la existencia de personas ajenas al árbitro en los colegios electorales, aunque no presentó pruebas en ninguno de los casos.

‘El proceso quedó todavía más ensombrecido con la desaparición de urnas, el surgimiento de nuevas urnas, la desaparición de votos, entre otras irregularidades’, esgrimió.

La tesis -sin demostración hasta el momento- choca con las alegaciones previas de observadores internacionales africanos y europeos, entre los que se contaron exmandatarios, que la justa transcurrió sin grandes incidentes y con un comportamiento cívico envidiable.

Si por exceso de celo desconfiáramos de los acompañantes, habría que mencionar a los delegados de lista (aquellos que en cada mesa protegían el voto de sus fuerzas políticas). Por lo menos, no atendieron muchos de ellos en el momento del conteo en los colegios electorales.

Debió ser la mayoría, pues el gobernante Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA) -a todas luces el ganador- le sacó más de 2,3 millones de votos de ventaja a la Unita, que es casi medio millón por encima de su total (poco más de 1,8).

La diferencia es de seis veces con respecto al tercer puesto, ocupado por la Convergencia Amplia de Salvación de Angola-Coalición Electoral (CASA-CE), cuyo presidenciable Abel Chivukuvuku también fue firmante.

Los otros dos acompañantes -Lucas Ngonda, del Frente Nacional de Liberación de Angola, y Benedito Daniel, del Partido de Renovación Social- tendrían que alegar que cambiaron la totalidad de los sufragios, pues sus votaciones fueron de 0,91 y 1,33 por ciento, respectivamente.

En respuesta, la Comisión Nacional Electoral (CNE), a través de su portavoz Julia Ferreira, expresó su más profunda indignación por el contenido del comunicado, que tildó de gran ligereza y con acusaciones difamatorias.

Ferreira adelantó que el plenario de la CNE hará un estudio más profundo para hacer un pronunciamiento más abarcador.

Los conteos preliminares, y confirmado por el escrutinio definitivo en las 18 provincias del país, otorgaron una enorme ventaja al MPLA con su candidato Joao Lourenzo, que ya fue felicitado por los presidentes portugués, Marcelo Rebelo de Sousa, ruso, Vladimir Putin, de Guinea Bissau, José Mario Vaz, y el primer ministro de Sao Tomé y Príncipe, Patrice Trovoada.

Por si fuera poco, personalidades de la sociedad civil y de distintas denominaciones religiosas exhortaron insistentemente en respetar los resultados derivados de la voluntad popular.

Sin apoyo externo y a juzgar por el minoritario a nivel interno, los líderes de la oposición parecen abocarse al despeñadero, al negarse a reconocer con dignidad una derrota cantada desde todas partes.

Etiquetas: ;