La presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, Delcy Rodríguez, ofrece un discurso.

Venezuela es víctima de un odio imperial destinado a promover una guerra civil en el país, advierte la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

La máxima titular de la ANC, Delcy Rodríguez, denunció el lunes que desde el extranjero se gesta un plan contra Venezuela y el Gobierno del presidente Nicolás Maduro, todo con el fin de promover una guerra civil entre el pueblo.

«Venezuela es hoy víctima del odio de algunos gobiernos aberrantes e intolerantes, así como lo es la derecha venezolana. Es un plan que abiertamente llama al asesinato del presidente de la República, y ese odio se está llevando a la sociedad, pretendiendo que nos odiemos los unos a los otros para que pueda darse un proceso de guerra», advirtió Rodríguez durante un contacto informativo con el canal estatal Venezolana de Televisión (VTV).

Estas declaraciones de la titular se produjeron durante la instalación del foro ‘Ley contra el Odio, la Intolerancia y la Convivencia Pacífica’, realizado en el estado venezolano de Lara (centro), como parte del debate que desarrollará la ANC en todo el país para analizar los casos de violencia política en los últimos meses y que atentaron contra la paz de Venezuela.

Así pues, Rodríguez más en concreto se ha referido a las violentas protestas de oposición venezolana destinadas a destruir el país sudamericano durante los últimos meses en las que entre el 1 de abril y el 31 de julio se registraron 1958 casos de lesiones y 124 muertes.

Mientras tanto, para el Gobierno de Venezuela, la agitada situación en el país es producto de la arremetida imperial, secundada por la dirigencia opositora nacional, para acelerar los planes de golpe de Estado continuado que busca acabar con la Revolución Bolivariana, desde su inicio hace 18 años.

El jueves pasado la destituida presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, alertó sobre la presión que ejercen varios sectores internacionales sobre el Gobierno venezolano en relación con la situación que atraviesa el país suramericano, que según dijo, podría llevar al país bolivariano a una guerra civil, así como a una ‘carnicería’ opositora.