Las elecciones presidenciales checas se celebrarán en enero de 2018 en un momento en el que el euroescepcitismo ha cobrado fuerza en la UE por las crisis económica y migratoria. Sputnik habló con Vladimira Vitova, fundadora de la plataforma Alianza de Fuerzas Nacionales, que debutará en las elecciones abogando por salir de la Unión y de la OTAN.

«No cambiará nada»

Vitova define la Alianza de Fuerzas Nacionales como «una plataforma informal de pequeños partidos y movimientos y de ciudadanos independientes patriotas que se consideran los portadores de las ideas auténticamente nacionalistas».

La política de la plataforma, explica Vitova, se basa en salir de la UE y de la OTAN, en nacionalizar los recursos naturales del país y los sectores estratégicos de la economía.

Si la República Checa no adopta estos tres puntos, argumenta Vitova, en el país «no cambiará nada», y se queja, primero, de que «la Unión Europa está hecha de tal forma que los países de Europa central y del este, como mucho, hacen de colonias de Europa occidental» y, segundo, de que la República Checa no tenga los mismos salarios que Alemania.

«Decimos también no a la migración ilegal, no al yugo de las empresas transnacionales y no a la abolición de los decretos del presidente de la República Checoslovaca de Edward Benes», sentencia Vitova.

Partidos sin posicionarse

La fundadora de la plataforma asegura que no están solos en esta cruzada contra la UE y la OTAN, y afirma que partidos como Libertad y Democracia Directa, el Partido Comunista de Chequia y Moravia y el Partido Demócrata Ciudadano se posicionan también a favor de la salida del país, aunque matiza que no llevan a cabo ninguna acción encaminada a ese objetivo y que «solo defienden celebrar un referéndum».

«Incluso no entienden que las elecciones presidenciales son más importantes que el referéndum porque en ellas la gente puede opinar sobre si salir o no de la UE», dice Vitova, y señala que el panorama de la pertenencia a la OTAN entre los partidos es incluso más desalentador.

Al preguntarle si salir de la UE sería un duro golpe para la economía checa, Vitova se muestra convencida de que la salida mejorará la situación del país, porque «algunos de los mejores economistas del propio partido coinciden en señalar que tras la salida de la UE la economía comenzará a crecer».

«Incluso, a juzgar por los datos del Gobierno, está claro que nuestra pertenencia a la UE no nos es rentable. ¡Damos más de lo que recibimos!», concluye Vitova.