Tras culminar la conferencia de prensa en Xiamen, lugar donde se llevó a cabo la cumbre BRICS, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, señaló que Moscú se reserva el derecho de imponer otro recorte de 155 empleados en las delegaciones diplomáticas de Estados Unidos en Rusia.

Putin destacó que debe haber similitud en el número de empleados de las delegaciones de ambas naciones: “En Rusia trabajaban unos 1.300 diplomáticos (estadounidenses) y nosotros teníamos unos 455 en EEUU”.

En el pasado mes de julio, Moscú pidió al Gobierno estadounidense limitar a 455 personas la plantilla de sus delegados, para que el número fuera idéntico al de los diplomáticos rusos en EE.UU.

“Pero contamos entre estos 455 a 155 personas que trabajan en la ONU. En términos estrictos, son diplomáticos acreditados ante un organismo internacional, no ante el Departamento de Estado”, añadió Putin.

“Nos reservamos el derecho de tomar una decisión sobre esta cifra, por ahora no lo haremos, veremos cómo evoluciona la situación”, puntualizó.