El régimen de Israel confirmó planes para construir 4 mil 500 nuevas viviendas ilegales en Jerusalén.

Según informó el rotativo Haaretz, las autoridades israelíes trataron de justificar esta decisión alegando que deben edificar asentamientos adicionales en Jerusalén para poder abastecer sus necesidades de alojamientos.

No obstante Jalil Tafkaji, experto en asuntos de asentamientos y jefe del departamento de tierras de la Sociedad de Estudios Árabes, aseguró que la decisión israelí tiene como objetivo judaizar Jerusalén y cambiar la demografía de dicha ciudad.

Más de 570 mil colonos israelíes viven en 120 asentamientos ilegales construidos en suelo palestino.

La comunidad internacional considera “ilegales” estas colonias, pero el régimen de Tel Aviv ignora todo tipo de condena al respecto.