La fase activa de las maniboras entre Rusia y Mongolia, Selenga-2017, ha comenzado. La intención es eliminar a las formaciones ilegales armadas, para ellos se llevan a cabo tales entrenamientos en el desierto de Gobi, ha informado el servicio de prensa de la región militar oriental.

La parte de Mongolia está preparando hacer frente a estas formaciones y la parte rusa entrena el uso de lanzaderas de cohetes Grad. Para ello también están empleando drones, facilitando así la tarea de encontrar tales formaciones ilegales.

Más de mil soldados, 250 aparatos bélicos de diferente tipo, y artilugios especiales están involucrados en Selenga-2017. Ambos ejércitos comparten sus conocimientos orientativos en un terreno tan difícil como es el desierto.

Esta es la décima maniobra que realizan en conjunto ambos ejércitos.