Cansada de las versiones de la prensa mainstream, la periodista francesa Christelle Néant fue a Donbass para ver por sí misma lo que estaba pasando allí, con el objetivo de mostrar la verdad a los franceses, acostumbrados a la ‘propaganda pro-Kiev’.

Christelle trabaja para la agencia DONi, un centro internacional de prensa en Donetsk que se desempeña como fuente de información y punto de contacto para los periodistas e invitados extranjeros que quieren aclarar la situación real de lo que está sucediendo en la región, y coopera con el proyecto europeo AgoraVox. Néant conversó con Sputnik sobre su experiencia.

«Hice esto para refutar lo que la mayoría de los medios de comunicación, en particular los franceses, escriben. Publican muchas estupideces y mentiras sobre este conflicto. Mi objetivo es mostrar la verdadera situación sobre el terreno «, explica la periodista.

Néant tuvo ocasión de escuchar la voz de los pacíficos habitantes de Donbás, a quien «el régimen de Kiev llama terroristas sólo porque se negaron a reconocer el golpe de Estado en el Maidan».

Christelle observa que, a pesar del acuerdo de Minsk, «el Ejército de Ucrania e incluso los batallones ultranacionalistas [por no decir los neonazis], no cumplen con el alto el fuego», a pesar de los esfuerzos de la República Popular de Donetsk y la República Popular de Lugansk.

Además, Kiev busca motivos constantemente para retrasar o interrumpir la reunión del Grupo de Contacto en Minsk con «el fortalecimiento de los bombardeos por parte del ejército de Ucrania el día antes o el día de las reuniones», y a continuación, se quejan de que el alto el fuego no se respeta, dice la periodista.

Por otra parte, todas las iniciativas de la parte ucraniana confirman que Kiev ahora «quiere romper los acuerdos y establecer de nuevo el control sobre Donbás con el uso de la fuerza, mientras que los civiles por unanimidad favorecen un arreglo pacífico.

Este deseo puede ser apoyado por los EEUU «si entregan armas letales a Kiev», señala.

«Tan pronto como Estados Unidos oficialmente comience a entregar armas letales a Ucrania, lanzará una ofensiva contra Donbás, confiada en el apoyo de Washington», advierte la periodista francesa.

Es aún más insensato vincular las sanciones contra Rusia al conflicto en el sudeste de Ucrania, porque Moscú «no atacó a Ucrania» y no «ocupa Donbás», recuerda Néant.

«He estado aquí por 18 meses y no he visto ninguna parte rusa, ninguna infraestructura del Ejército ruso. Rusia no puede ‘devolver’ lo que no capturó «, dijo la periodista, al comentar la declaración de Angela Merkel, quien dijo que las sanciones contra Rusia se levantarían si Donbás regresaba a Ucrania.

«La posición de Merkel contradice la Carta de las Naciones Unidas y el derecho de los pueblos a la libre determinación. Teniendo en cuenta que Rusia no se apoderó de Ucrania, estas sanciones son completamente ilegales e ilegítimas. Rusia es castigada por algo de lo que no tiene la culpa», dijo la periodista.

Sin embargo, la opinión de los residentes locales no coincide con la posición de la comunidad internacional, ya que la gran mayoría de las personas que viven allí no quiere volver a la Ucrania «en guerra contra los civiles y que impone un bloqueo económico, administrativo y de energía.»

«Un día en el frente, un soldado me dijo: «Nunca podré volver a vivir bajo la bandera de un país que intenta matarme todos los días».

«A finales de marzo de 2016 llegué a Donetsk y desde entonces vivo aquí. Desde septiembre de 2016 tengo la ciudadanía y el pasaporte y quiero quedarme aquí, incluso después de la guerra, porque conocí gente hermosa aquí defendiendo los mismos valores que yo, gente con un gran corazón, que se convirtió en mi segunda familia», aseguró Néant.