Robert Ford, ex embajador de Estados Unidos en Siria.

Robert Ford, ex embajador de Estados Unidos en Siria, afirmó a Al Mayadeen en su programa «El Juego de las Naciones», que el gobierno de Estados Unidos aceptó que Al Assad permanezca en el poder y agregó que no se esperaba que el ejército sirio pudiera llegar a Deir Ezzor.

Aclaró que el gobierno sirio se encuentra en su mejor momento, al contrario que la oposición política y militar,  y señaló que los errores de la oposición siria fueron aceptar entre sus filas a extremistas y al Frente al Nusra, además de no presentar un proyecto político claro.

A continuación tenemos el texto completo de la entrevista.

Desde hace un tiempo usted dice que el juego ha terminado en Siria, y que el presidente Bashar al Assad ha triunfado, ¿puede explicarnos por qué y cómo?

Robert Ford: Creo que todos, tanto en Estados Unidos como en el Medio Oriente tenemos que saber diferenciar entre los anhelos y la realidad. La guerra en Siria alcanzó una nueva fase. El gobierno sirio bajo la dirección de Bashar al Assad se encuentra a nivel militar, en su nivel más alto desde el año 2012; mientras que la oposición política y militar se encuentra en su momento de mayor debilidad, incluso gobiernos como Reino Unido, Estados Unidos, Turquía y Arabia Saudita han abandonado en gran medida a la oposición armada. Entonces podemos decir que la guerra ha alcanzado una nueva etapa, sobre todo después de que las fuerzas gubernamentales se hicieron a finales del año pasado, con el control de la ciudad de Alepo, el sector oriental de la ciudad, y el avance de las fuerzas del gobierno continúa, de modo que a principios de esta semana las fuerzas gubernamentales llegaron a la ciudad de Deir Ezzor. Seamos  francos, ningún analista en los Estados Unidos esperaba que las fuerzas gubernamentales sirias pudieran llegar a Deir Ezzor en septiembre.
Usted mencionó que entre los gobiernos que abandonaron a la oposición fue Arabia Saudita, ¿cómo es eso?

Ford: No se oye hablar ahora de la llegada de grandes cajas con equipos militares a través de las fronteras de Jordania o Turquía desde Arabia Saudita, los comentarios sobre esto dejaron de escucharse. Adel al Jubeir, el ministro de Exteriores saudita, sigue hablando de la importancia de la transición política en Siria, sus palabras son claras; pero la diplomacia sin una especie de presión militar sobre un régimen dictatorial, como es el caso en Alepo y Damasco, no es suficiente. Está claro que el nivel de asistencia concreta a las facciones militares, que recibían apoyo constante de Arabia Saudita hace dos años, por ejemplo, ha disminuido.

¿Acaso Estados Unidos aceptó bajo la administración del presidente Donald Trump que triunfara el presidente Bashar al Assad?

Ford: El gobierno de Estados Unidos aceptó esto sin entusiasmo ni regocijo, pero aceptó; en los Estados Unidos y en la capital Washington existe un considerable descontento por el uso de armas químicas de parte del gobierno sirio, y hay descontento por los continuos ataques aéreos contra hospitales, escuelas y objetivos civiles, hay un descontento considerable por los crímenes de guerra cometidos por el gobierno sirio, pero este descontento no se traduce en la voluntad de utilizar directamente tropas estadounidenses o de proporcionar equipo militar a la oposición armada. Hay una gran diferencia entre el descontento y la voluntad política que cambia el balance de fuerzas sobre el terreno.


¿Les ha sorprendido la fortaleza del ejército sirio y sus aliados y el presidente Bashar al Assad?

Ford: Francamente, no imaginamos en Washington el año 2012 que Irán y Rusia enviarían tropas directamente al campo de batalla; no imaginábamos que decenas de miles de milicias iraquíes y afganas hubieran llegado al territorio sirio para luchar a favor del gobierno sirio, y no podríamos imaginarnos que el gobierno ruso enviaría entre 40 o 50 aviones de combate directamente al terreno de combate; proporcionar ayuda militar es algo, pero enviar directamente fuerzas militares es otra cuestión; por tal razón nuestros análisis estaban muy errados.

En su opinión ¿dónde se equivocó la oposición siria en general?

Ford: Tengo una opinión personal y ciertamente hay otras opiniones; pero creo que hubo dos errores, en primer lugar, desde el comienzo en 2011 y 2012, los moderados de la oposición política y armada aceptaron la incorporación de los extremistas a las filas de la oposición; y la causa del anunció por parte de los Estados Unidos a finales de 2012, de que el Frente al Nusrah iba a ser incluido en la lista estadounidense de grupos terroristas, era que habíamos enviado una fuerte y severa advertencia a la oposición política y armada sobre la importancia de mantenerse alejados del Frente al Nusra y de los extremistas; pero francamente, muchos líderes políticos de la oposición se disgustaron de esta acción estadounidense; pero al final podemos apreciar en el año 2017 que nuestros consejos estaban en su lugar.

El segundo error, creo que la oposición, especialmente la política, nunca presentó un proyecto político viable que el pueblo sirio pudiera entender; hubo muchos motivos de preocupación entre algunos elementos o algunas comunidades pertenecientes al tejido social sirio con respecto a la oposición y sus planes para el futuro: sin un proyecto claramente expresado, estos temores son comprensibles hasta cierto punto; conozco a muchas personas en la oposición siria, que son personas moderadas, pero no han podido expresar de manera convincente su moderación en relación con el futuro político sirio.

Ford: No intentamos colocar a los Hermandad Musulmana a la cabeza de la oposición siria

Sr. Robert Ford ¿no fue Estados Unidos, quien también apoyó a la Hermandad Musulmana para tener el papel más destacado en la oposición siria?

Ford: No, nunca, solo tuvimos contactos con la Hermandad Musulmana Siria dentro de las delegaciones de la oposición siria, pero no intentamos en absoluto poner a la Hermandad Musulmana en la cima de la oposición siria; francamente, estoy en contra de la idea de que los estadounidenses intentaron por medio de la ingeniería política poner a uno de los grupos políticos de oposición en la cima, en gran medida los estadounidenses aprendieron una lección de la amarga experiencia en Irak.

¿Están ustedes en contra de la Hermandad Musulmana?

Ford: Estamos en contra de las personas que rechazan los principios de respeto a los derechos humanos y que apoyan la discriminación racial o religiosa y que utilizan siempre la violencia en lugar de negociaciones; el objetivo estadounidense en Siria era que se produzca un proceso de negociación entre los sirios, como lo requería la Declaración de Ginebra I.


Cuando usted dice que rechazamos a las personas que no creen en los derechos humanos, la discriminación, etc., y yo le había preguntado sobre la Hermandad Musulmana, ¿se refiere con eso a la Hermandad Musulmana?

Ford: A través de mi experiencia en el Medio Oriente, la Hermandad Musulmana se divide en grupos, tienes un grupo en Irak, otro grupo en Siria, un tercer grupo en Egipto y grupos en el Magreb; no es correcto decir que la Hermandad Musulmana en el Magreb árabe, por ejemplo, se parece ciento por ciento a los grupos asociados a la Hermandad Musulmana en Irak, Egipto o Siria; en cuanto a la Hermandad Musulmana en Siria, cuando ellos apoyaron los principios de la Declaración de Ginebra I, en nuestro criterio este fue un paso positivo; pero cuando la Hermandad Musulmana apoya el uso del terrorismo, nosotros lo deploramos.

¿Acaso apoyó la Hermandad Musulmana en Siria una solución política negociada para una Siria democrática o es que apoyó al terrorismo?

Ford: La Hermandad Musulmana en Siria acordó los términos relativos al futuro político de Siria contenidos en la Declaración de Ginebra I, bajo el paraguas de la coalición opositora siria; es difícil hablar de la posición de los Hermanos Musulmanes en particular, porque no me senté con ellos como un grupo separado de la oposición y no tengo una experiencia personal con ellos.

Como último embajador estadounidense en Damasco, ¿puede decir que la guerra en Siria está terminando ahora?

Ford: La guerra civil siria ha llegado a una nueva etapa, no creo que la paz global retorne al país en los próximos meses, los combates continuarán en muchos lugares, pero la intensidad de los enfrentamientos a nivel nacional ha disminuido, gracias a Dios. El número de muertos se redujo; francamente, las fuerzas estadounidenses matan a mucha gente en estos días en los bombardeos aéreos de Raqqa, pero poco a poco la intensidad de la guerra se reducirá.

Estados Unidos perdió en la guerra siria.

Llegó a Damasco seis semanas antes del comienzo de las manifestaciones y los acontecimientos posteriores y fue a Hama dos horas antes, tal vez, de una de las más grandes manifestaciones que hubo en la ciudad ¿Usted vino a Siria para ayudar a la oposición a llevar a cabo estas acciones contra el gobierno?

Ford: Nunca… Las manifestaciones se produjeron por la voluntad de muchos sirios; la idea de que estas personas obedecían órdenes personales mías o del gobierno de Estados Unidos es ridícula ¿Crees que los sirios aman a los Estados Unidos hasta este punto a pesar de nuestro apoyo continuo a Israel y después de la intervención estadounidense en Irak? ¿Realmente cree que la influencia estadounidense en Siria alcanzó ese nivel? Esta idea es ridícula.

Fui a Hama antes de la gran manifestación, pero en la semana que precedió mi visita hubo una gran manifestación y estaban presentes diplomáticos estadounidenses con permiso del gobierno sirio, los diplomáticos estadounidenses hacían seguimiento a las manifestaciones en Damasco y su campo con el conocimiento del gobierno sirio; al final, ni los estadounidenses, ni los turcos, ni los sauditas ni otros crearon la oposición siria, la oposición siria se generó por una especie de descontento popular en Damasco, especialmente después de hacerle seguimiento a los sucesos de El Cairo y Túnez.


Recientemente, usted escribió un artículo en el Medio Oriente: ¿Entendemos de lo que usted dice que Putin no puede renunciar a su alianza con Irán en Siria?

Ford: Es cierto que, en última instancia, a los ojos de la opinión pública rusa, existe una especie de intensa competencia entre los Estados Unidos y Rusia por la influencia en el Medio Oriente y otras partes del mundo; Irán ayuda a Rusia a reducir la influencia estadounidense en la región, mientras que Rusia tiene una serie de intereses comunes con Irán en Asia Central, el Cáucaso y en relación a la competencia internacional por el petróleo; creo que la idea que se maneja por algunos elementos en Washington sobre el hecho de poder contar con Vladimir Putin para reducir la influencia iraní en Siria, se basa más en los deseos que en el análisis, sobre todo si no hay una gran compensación a cambio por parte de Estados Unidos para Putin y esto sería un paso arriesgado para Rusia, en cierta forma, porque Irán podría representar una amenaza para los intereses de Rusia en el Cáucaso o en Asia Central, y por lo tanto sin compensación de parte de Estados Unidos qué beneficio obtendría Vladimir Putin de tomar ese paso.

¿Entendemos de sus palabras que el presidente Putin ganó la guerra siria y que Estados Unidos la perdió ahora?

Ford: Definitivamente, él es uno de los ganadores, pero hay otros ganadores; Irán ganó al igual que el gobierno de Bashar al Assad en Damasco; Estados Unidos ha perdido en cierta forma, tal vez no sea uno de los mayores perdedores, pero si uno de ellos.

Dijo que los kurdos a menudo pagan un alto precio por su confianza en los estadounidenses y que el ejército estadounidense sólo los usa para combatir a Daesh y no utilizaría la fuerza para defenderlos contra el gobierno sirio, Irán y Turquía, señaló que lo que “hacemos con los kurdos es inmoral y es un error político”.
Ford: Efectivamente.

¿Que consejo le das a los kurdos ahora?

Ford: En última instancia, es esencial que el Partido de la Unión Democrática, encabezado por Saleh Musallam y su milicia o sea las Unidades de Movilización Popular negocien con el gobierno sirio en Damasco; la idea de que las fuerzas militares estadounidenses defenderán los intereses kurdos en el noreste de Siria es errónea; cada semana visito diferentes ciudades de los Estados Unidos y converso sobre la situación en Siria; cuando le pregunto a los estadounidenses si están dispuestos a ofrecer sangre y dinero para defender la ciudad de al Hasaka, siempre y sin excepción la respuesta es: ¿Dónde es que se ubica al Hasaka? Eventualmente Donald Trump entiende esto y durante la campaña electoral el año pasado habló abiertamente sobre la importancia de evitar involucrarse en guerras civiles extranjeras y que los estadounidenses deben dejar de intentar levantar un estado colapsado, por lo cual no creo que la presencia de Estados Unidos continuará durante mucho tiempo; lo que temo es que los kurdos sirios apuesten  a la presencia militar de Estados Unidos en el largo plazo, y en lugar de negociar con el gobierno sirio en Damasco, decidan tomar una posición firme y dura hacia Damasco, y después de algunos años, el gobierno en Damasco se enfrentaría a  Rojava y los estadounidenses no moverán un dedo.

Los turcos comprendieron que Bashar al Assad permanecería en el poder.

Ya que haces un llamado a negociar con el gobierno sirio, ahora algunos de sus amigos libaneses, señor Ford, dicen que no queremos negociar con Siria y hay una mayoría que tal vez quiere negociar con Siria. ¿Cree usted que en la próxima etapa veremos a Siria normalizar sus relaciones con su vecindario, y que el Líbano oficial negociaría con Siria, porque usted dijo en la última entrevista que nadie correrá con responsabilidades en Siria y que tal vez no veamos al presidente Al Assad ir a Londres, París o Washington, pero en fin de cuentas el juego ha terminado?

Ford: En cuanto a la normalización de las relaciones con Siria, creo que hay avances significativos en las relaciones diplomáticas entre Bagdad y Damasco; hay visitas recíprocas y embajadas, la normalización ha comenzado y ha progresado mucho con Irak; con Jordania hay algunas filtraciones de la prensa y con Egipto también hablan de la voluntad política para recuperar las relaciones formales con Damasco; en cuanto a El Líbano, usted conoce a Beirut mil veces más que yo, así que me callo.

Mientras que con Turquía existe una gran interrogante por la postura inflexible del presidente Erdoğan, por eso creo que Turquía podría ser el último vecino en aceptar la reconciliación con Damasco, pero hay una diferencia entre el sentimiento de hostilidad abierta y el acuerdo implícito de que el gobierno de Bashar al Assad permanecerá en Damasco y creó que los turcos entendieron que Bashar al Assad continuará gobernando en Damasco.

¿O sea están implícitamente de acuerdo?

Ford: Implícitamente, pero oficialmente podría tomar algún tiempo.

¿Creen ustedes en los Estados Unidos que Hizbulah ganó la batalla en Siria y cree usted que los Estados Unidos deberían ahora negociar con Irán en lugar de alejarse de ella y abandonar la arena?

Ford: Ciertamente la reputación de Hizbulah ha aumentado hasta cierto punto gracias a la guerra en Siria, por lo que podemos decir es que Hizbulah es uno de los ganadores en la guerra siria, pero al mismo tiempo tenemos que admitir que es un ganador, pero a un precio muy alto debido a la pérdida de muchos de sus elementos.

En cuanto a las relaciones entre Estados Unidos e Irán, creo que el acuerdo nuclear es necesario, y después de cinco años no quiero que la experiencia iraquí se repita y no quiero que se desplieguen fuerzas estadounidenses en ningún lugar del Medio Oriente, como sucedió en Irak, ya que esto fue una desgracia; no quiero ver una guerra como ésta entre los Estados Unidos e Irán, por ejemplo; pero eso no significa aceptar todas las medidas militares adoptadas por Irán en el Medio Oriente, por ejemplo en Yemen, Bahrein, Siria o El Líbano, por eso deben existir canales de comunicación diplomáticos entre Estados Unidos e Irán.

¿Esperas que Al Assad siga siendo presidente en Siria en los próximos años?

Ford: Esto depende de los grupos políticos en Siria; mi experiencia me enseñó una sola cosa, y es que hay una pregunta que se hacen en Washington actualmente ¿Se puede confiar en regímenes de la región que ejercen la represión contra sus pueblos para que se mantengan en el poder? Creo que a la luz del desarrollo tecnológico, Internet y los canales por satélite, el mundo está cambiado; los pueblos de la región exigirán más libertad y la represión dejara de ser como en los años cuarenta, cincuenta y sesenta, las sociedades árabes han cambiado.

¿Esperas que podamos presenciar en la siguiente etapa, con sus aliados en la región, como lo son algunos estados del Golfo, la instalación de parlamentos, elecciones y presidencias en lugar de reinos?

Ford: A largo plazo, es necesario que haya una mayor apertura política porque los pueblos lo exigirán.

Etiquetas: ; ;