La aviación rusa destruyó un punto de mando y un centro de comunicaciones de los yihadistas cerca de la ciudad siria de Deir Ezzor, eliminando a unos 40 combatientes, informó hoy viernes el Ministerio ruso de Defensa.

Los militares rusos lanzaron el ataque tras enterarse por varios canales de que varios jefes militares de Daesh (autoproclamado Estado Islámico, proscrito en Rusia) se reunirían en ese lugar para analizar la situación y la posible respuesta al avance de las tropas gubernamentales hacia Deir Ezzor.

«Tras comprobar el dato y recoger información adicional, se enviaron desde la base de Hmeymim dos aviones, un Su-34 y un Su-35, que realizaron un ataque de precisión con bombas antibúnker destruyendo un punto de mando subterráneo, un centro de comunicaciones y alrededor de 40 combatientes de Daesh», dice el comunicado.

Se verificó que entre ellos hay cuatro jefes influyentes, entre ellos el llamado emir de Deir Ezzor, Abu Muhammad al Shimali, quien respondía por las finanzas de Daesh y el traslado de los recién reclutados a las bases de entrenamiento.

Los servicios secretos de varios países europeos consideran que Al Shimali ha desempeñado un papel en la cadena de ataques terroristas de noviembre de 2015 en París.

Según el comunicado, la aviación rusa ayudó con sus acciones a levantar el asedio de Deir Ezzor y proceder a la liberación del área que estaban bajo el control de los yihadistas.