La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, se reunió ayer viernes con el dirigente de la oposición Freddy Guevara, quien al igual de Julio Borges, cumple una agenda de visitas a diversos países para poner en tela de juicio el orden institucional en Venezuela y promover acciones contra la nación.

En ese contexto, el ministro del Poder Popular para Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, exigió al Gobierno de Chile respeto a “la Constitución e instituciones venezolanas”, y subrayó que antes de inmiscuirse en los asuntos internos del país, debe “dedicarse a la atención de sus numerosos problemas internos”.

El canciller venezolano recordó a través de su cuenta en la red social Twitter, @jaarreaza, que Freddy Guevara fue uno de los artífices de plan violento ejecutado en el país durante 120 días, desde principio de abril hasta julio pasado, que derivó en actos vandálicos y fascistas y que dejó un saldo de más de 100 venezolanos asesinados y más de mil lesionados.

El plan violento buscó derrocar al Gobierno del presidente de la República, Nicolás Maduro, y, por esa vía, hacerse del poder político. “Trataron de liquidar nuestra democracia”, recordó Arreaza.

Asimismo, señaló que ese sector al que pertenece Guevara no son más que “seguidores del pinochetismo más rancio”.

Ante los fracasos por la vía electoral y por la vía de la violencia, la extrema derecha venezolana se ha dispuesto a promover una agenda dirigida a promover el injerencismo contra la República.