El gigante ruso Gazprom planea seguir desarrollando los proyectos relacionados con la construcción de gasoductos en el Extremo Oriente y China.

Gazprom y la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC por sus siglas en inglés) firmaron en 2014 un acuerdo de 30 años de duración para suministrar a China, a través de la ruta del este —el gasoducto Fuerza de Siberia—, cerca de 38.000 millones de metros cúbicos de gas al año.

En 2015, las partes firmaron otro acuerdo que estipula las condiciones de suministros a través de la ruta del oeste —el gasoducto Fuerza de Siberia  2—.

Ahora, Gazprom planea poner en marcha la extracción de gas en el  yacimiento de Chayanda, situado en la república de Sajá. Se espera que este yacimiento, junto con el de Kovikta, abastezca al gasoducto Fuerza de Siberia, que a su vez suministrará gas al Extremo Oriente y China.

En total, Chayanda cuenta con 1,45 billones de metros cúbicos de gas y 89,7 millones de toneladas de hidrocarburos líquidos. La extracción  puede llegar a los 25 millones de metros cúbicos de gas y 3 millones de toneladas de petróleo al año.

Paralelamente a la construcción del sistema de gasoductos, Rusia está levantando y equipando la planta de procesamiento de gas de Amur. Esta instalación abastecerá con gas a China.

Anualmente, dicha planta puede producir 42.000 millones de metros cúbicos de gas y se planea que después del 2021 abastezca por completo a Fuerza de Siberia y Fuerza de Siberia 2. El gas de Chayanda será transportado precisamente a esta planta.

En caso de que los trabajos en la ruta del oeste sean finalizados, el gasoducto podrá abastecer no solo a China, sino también a otros países asiáticos, opinó Kirill Yakovenko, analista de la empresa Alor Broker.

«En general, el proyecto se implementará para que Gazprom pueda ocupar un lugar determinado en el mercado gasístico de Asia. Tomando en consideración la presencia de competidores como Catar, Australia y Malasia son inversiones en la futura carrera relacionada con la producción de gas líquido», concluyó el experto, citado por la revista rusa Expert.