El presidente Donald Trump ha ordenado a sus fuerzas que derriben cualquier misil norcoreano que se dirija al territorio de EE.UU., incluido Guam.

Trump ha emitido una orden militar, según la cual, las Fuerzas Armadas de Estados Unidos deben derribar cualquier misil lanzado desde Corea del Norte hacia la isla de Guam, Hawái y el territorio continental de EE.UU., según informó el jueves la agencia estadounidense de noticias Newsmax, citando a fuentes cercanas al equipo de seguridad nacional de la Casa Blanca.

La orden del presidente republicano también incluye neutralizar los misiles que apunten a sus aliados en la región asiática, Japón y Corea del Sur.

“Este es un claro ejercicio de autodefensa, y no hay duda de que debemos hacerlo”, porque estos dos países aliados de Washington “están en peligro”, dijo el exembajador estadounidense ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), John Bolton a Newsweek.

Las tensiones en la península de Corea han escalado desde el pasado domingo cuando Pyongyang anunció haber llevado a cabo un exitoso ensayo de una bomba de hidrógeno susceptible de montarse en Misil Balístico Intercontinental (ICBM, por sus siglas en inglés).

Este sábado, Corea del Norte ha advertido de que vigilará todos los movimientos de EE.UU. y ha enfatizado que se defenderá ante las amenazas de Trump, como la lanzada hace unos días de «utilizar el arsenal nuclear de su país contra Corea del Norte para defender su territorio y el de sus aliados».

“No daremos un paso atrás en el camino de nuestra opción de mantener el refuerzo de la disuasión nuclear para la autodefensa y defender a nuestro Gobierno y nuestra gente ante la amenaza de la guerra nuclear de EE.UU.», ha reiterado el viceministro de Asuntos Exteriores de la a República Popular Democrática de Corea (RPDC), Choe Hui-chol.

Desde que Trump tomó el pasado enero las riendas de EE.UU. ha empleado una retórica belicista sin precedentes contra el líder norcoreano, Kim Jong-un, al que ha amenazado con “un fuego y un furia jamás vistos”, si no pone fin a los programas nuclear y balístico.

Sin embargo, esta retórica del magnate republicano y las medidas punitivas adoptadas contra Pyongyang no han hecho sino agravar la tensión en la península de Corea, conduciendo la zona al borde de una guerra nuclear.

Etiquetas: ; ;