El presidente venezolano Nicolás Maduro ha anunciado que tiene la intención de liberar a Venezuela de los efectos negativos del dólar estadounidense introduciendo un nuevo sistema de pago internacional y una canasta de monedas alternativas.

Venezuela advierte a Alemania de que podría suspender los negocios bilaterales como castigo si se imponen sanciones económicas al país suramericano. 

Las relaciones entre los Gobiernos de Venezuela y Alemania se encuentran en un impasse, luego de que la canciller alemana, Angela Merkel, recibiera el miércoles al presidente del Parlamento venezolano, el opositor Julio Borges, quien denunció un supuesto deterioro de las condiciones democráticas en el país bolivariano.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció que para contrarrestar las sanciones de la Administración del presidente de EE.UU., Donald Trump, implementará un nuevo sistema de cambios para facilitar el comercio exterior basado en una «canasta de monedas» que incluirían el yuan chino, el yen japonés, el rublo ruso y quizás el euro, siempre y cuando la Unión Europea (UE) se abstenga de tomar medidas «imperialistas» contra Venezuela.

«Venezuela va a implementar un nuevo sistema de pago internacional y va a crear una canasta de moneda para librarnos del dólar (…) como moneda opresora de nuestro país», explicó Maduro.

«Yo quiero que utilicemos el euro. Ojalá (no se sumen a las sanciones de Washington), modestamente lo decimos, con humildad lo decimos desde Venezuela, pero a nosotros no nos va a torcer el brazo nadie, ni Alemania, ni Washington», agregó el jefe de Estado quien además destacó que Venezuela está enfrentando una «persecución» financiera.

En referencia a la reunión mantenida entre Merkel y Borges, Maduro tildóde «mafioso» al jefe legislador, lo acusó de estar «llamando al bloqueo financiero y a la persecución económica contra el país»y de «prepotencia» y «arrogancia» por reunirse con los «imperialistas».

Borges aseguró que la canciller alemana expresó su respaldo al Poder Legislativo venezolano, que ha sido «virtualmente despojado» de todas sus funciones por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), un hecho que se agravó tras la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente venezolana (ANC), algo que la oposición califica de «golpe de Estado».

«No me importa lo que diga la Merkel o la reina de Inglaterra. En Venezuela debe haber justicia. Aquí, la justicia, el Estado no lo manejan desde Londres, ni desde Madrid, ni desde Washington», afirmó Maduro, quien pidió a la ANC que Borges sea juzgado por «traidor a la patria».

Horas antes, el ministro de Exteriores venezolano, Jorge Arreaza, había repudiado «el apoyo dado por el Gobierno alemán a políticos opositoresque han atentado contra la democracia y la paz en Venezuela».

Comentario: Valiente movida, ¿pero la sobrevivirá Venezuela? No hay nada que le moleste más al imperio estadounidense que un país exportador de petróleo haga a un lado al petrodólar. La ventaja económica de Estados Unidos sobre el resto del mundo se vería extremadamente afectada si el mundo decidiera dejar de usar dólares para sus transacciones de petróleo. Por lo tanto, podemos esperar una fuerte reacción por parte del imperio para hacer un ejemplo de aquel que se rebeló. ¡No vaya a ser que a otros se les ocurra la misma idea!

 

Etiquetas: ; ;