Medios de prensa se hicieron eco ayer de las declaraciones del canciller ruso, Serguei Lavrov, quien denunció en Amman que la presencia de tropas extranjeras en Siria, sin la anuencia del gobierno, es una violación de la legalidad internacional.

De acuerdo con televisoras de este país árabe, en una rueda de prensa en Jordania este lunes el jefe de la diplomacia rusa aseveró que algunos invitados no deseados que poseen armas y una potencia militar como Estados Unidos están en el territorio de Siria. Valoró que en algún momento ‘vimos la posibilidad de cooperar con los estadounidenses en la guerra contra el terrorismo en beneficio de todos los ciudadanos sirios, sin embargo los planes no se cumplieron’, difundió la Agencia de Noticias Sana.

Esclareció, asimismo, que las Fuerzas Aeroespaciales rusas, Irán y el Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hizbola), golpean a los terroristas en Siria con consentimiento expreso de las autoridades de Damasco.

Al ser entrevistado la víspera por la cadena televisiva Al Mayadeen, el viceministro de Exteriores y Expatriados en Siria Faisal Mekdad remarcó que la presencia de Estados Unidos en este territorio tiene carácter ilegal.

En el caso de Siria -expresó- las acciones militares de Estados Unidos y la coalición que dirige no tienen justificación, ya que con sus ataques aéreos contra ciudades y poblados matan a civiles y destruyen infraestructuras.