Las protestas realizadas ayer martes, 12 de septiembre, en Francia contra la reforma laboral del mandatario Emmanuel Macron se tornaron violentas, con múltiples enfrentamientos entre la policía y los manifestantes.

Según informan reportes locales, la Policía ha recurrido al uso del gas lacrimógeno, mientras que del lado de los protestantes se han lanzado piedras y otros instrumentos.

Los sindicatos franceses, liderados por la Confederación General del Trabajo (CGT), iniciaron una serie de huelgas y manifestaciones en contra de la reforma laboral decretada por el presidente de ese país, Emmanuel Macron.

Las manifestaciones contra la flexibilización laboral, impulsada por Macron, se llevarán a cabo en todos los rincones del país y tienen como objetivo rechazar el nuevo Código del Trabajo, que el Ejecutivo busca aprobar a través de un decreto.

De esta manera, el secretario general de la CGT, Philippe Martínez, sostuvo que con la movilización se busca que la clase obrera y la ciudadanía en general muestren su rechazo a la reforma laboral, que tiene como único fin “responder a las exigencias de las grandes empresas y de la patronal francesa Medef”.

La CGT considera que la nueva reforma significa un retroceso en materia de derecho del trabajo y un golpe al estado social.

Tanto la Confederación Francesa Democrática de Trabajadores (CFDT) como la Fuerza Obrera (FO) decidieron no participar en la huelga, pues consideran que han obtenido importantes concesiones en la negociación con el Ejecutivo.

Etiquetas: ; ;