Al menos 25 personas, la mayor parte de ellos estudiantes, fallecieron este jueves en el incendio que devoró una escuela religiosa del centro de Kuala Lumpur, capital de Malasia.

El fuego de la escuela Darul Quran Ittifaqiyah -un internado “tahfiz” donde los alumnos memorizan el Corán- se inició hacia las 5:40 de la madrugada (21:40 GMT del miércoles en España), según un comunicado del Departamento de Bomberos y Rescate de Malasia. Además, medios locales informaron que otros siete menores tuvieron que ser hospitalizados y que once pudieron ser rescatados de las llamas.

“El número confirmado de muertos es de 23 estudiantes y de dos vigilantes” aseguró Khirudin Draham, director de ese departamento, a la agencia France Press. “Creo que es uno de los peores desastres del país en los últimos 20 años. Ahora estamos investigando las causas del fuego”, añadió.

El jefe de policía de Kuala Lumpur, Amar Singh, dijo a la prensa que los niños fallecidos tienen entre 13 y 17 años y que probablemente se ahogaron debido a la inhalación de humo. Según explicó, el dormitorio donde se encontraban tenía solo una entrada, lo que provocó que muchas de las víctimas quedaran atrapadas en el interior, al tratar de escapar de las llamas.

“Todavía están contando los cuerpos, que están apilados uno encima de otro en una esquina”, aseguró.Mientras, decenas de personas -muchos de ellos vecinos que oyeron gritar a las víctimas- se concentraron a las puertas del centro mientras los cadáveres eran trasladados al depósito.

De acuerdo con las autoridades, todo apunta a que el incendio se inició debido a un cortocircuito en el último piso del edificio (un tercero), donde los estudiantes se encontraban durmiendo en sus literas. A los pocos minutos, los bomberos ya se encontraban en la zona, y consiguieron extinguir el fuego en una hora.

Las fotos y vídeos que pronto comenzaron a circular por las redes sociales mostraban la planta afectada en llamas y, más tarde, imágenes de camas carbonizadas y ventanas. El primer ministro del país, Najib Razak, expresó su tristeza por lo sucedido y envió un mensaje de apoyo a los afectados en su cuenta de Twitter.

Por su parte, uno de sus ministros, Loga Bala Mohan, subrayó que el incidente debe ser investigado con celeridad “para que podamos prevenir futuros desastres”, según recogió la agencia francesa. “Nos solidarizamos con las familias, es uno de los peores incendios que afectan a tantas vidas en la capital en los últimos años”, refirió.