Un complejo conflicto de poderes de incierto desenlace viven hoy los peruanos, tras pedir el gabinete ministerial la confianza del parlamento, un reto implícito, que de ser denegada dos veces podría disolverse el Legislativo.

La situación enfrenta al gobierno con la mayoría parlamentaria que ostenta el opositor partido Fuerza Popular (FP), que el martes último decidió apoyar la censura a la ministra de Educación, Marilú Martens, cuestionada por una reciente y larga huelga de maestros.

El Ejecutivo argumenta que ha planteado la llamada cuestión de confianza por lo que considera que FP ‘obstaculiza en forma sistemática’ las políticas gubernamentales y en particular la de Educación, pues hace menos de un año fue censurado otro ministro del ramo, Jaime Saavedra.

La Constitución establece que si un gabinete ministerial fuera censurado o perdiera dos veces la confianza del Legislativo, lo que implica la renuncia de todos los ministros, el presidente podrá disolver el Congreso y convocar nuevos comicios parlamentarios.

El pedido, presentado ayer por el primer ministro Fernando Zavala frente a la inminente censura de la ministra de Educación, incluyó la solicitud de comparecer ante el pleno del Congreso de la República, para sustentar la llamada cuestión de confianza.

Tras resistencias iniciales, el presidente del parlamento, Luis Galarreta, anunció que la junta de portavoces del Legislativo decidió recibir hoy mismo a Zavala en el pleno.

Galarreta, del FP, sostuvo que el pedido del titular del gabinete es una ‘absoluta irresponsabilidad’, ante lo cual defenderá los fueros del Parlamento.

Negó que el Legislativo obstaculice políticas de Estado, como afirmó el primer ministro, y sostuvo que el gobierno supuestamente carece de las mismas o no las ejecuta con coherencia.

También alegó que no se ha presentado oficialmente ninguna moción de censura a Martens y el asunto pudo ser materia de un diálogo que el ejecutivo no intentó, aunque la bancada de FP ya había tomado una decisión.

El titular del Congreso dejó abierta la posibilidad de que el Legislativo eluda el dilema planteado por Zavala, pues dijo que tras su exposición el pleno debatirá si es pertinente o no responder a su pedido.

Se refirió así a opiniones jurídicas sobre el tema, entre las que el exministro de Justicia y exmiembro del Tribunal Constitucional, Víctor García, afirma que su ajusta estrictamente a la carta magna para el caso que el Ejecutivo lo considere necesario.

Otras opiniones, cercanas a FP, alegan que solo corresponde la cuestión de confianza en defensa de políticas de Estado y no de una ministra porque esto significaría bloquear el derecho del parlamento a censurar a los ministros.

Diversos analistas coincidieron en que uno de los principales ingredientes de la crisis planteada es la debilidad del gobierno, que carece de mayoría legislativa, y de excesos de FP en el uso de su hegemonía parlamentaria.

Etiquetas: ;