Las tropas gubernamentales sirias se robustecieron aún más, luego de que al menos siete cabecillas y más de mil integrantes de ilegales grupos armados pasaron a sus filas, informó hoy el Centro ruso para la Reconciliación en este país.

De acuerdo con esa fuente y publicaciones como Al Masdar News, el traspaso de los armados se logró en Homs y otros territorios mediante un acuerdo, del que no se precisaron detalles.

En zonas de distensión sirias en los últimos meses numerosos miembros de facciones armadas se entregaron al Ejército, y muchos de ellos se incorporaron a esas huestes o retomaron la vida civil, bajo el compromiso de no retomar las armas.

Muchos recuerdan que en junio pasado más de 60 miembros del llamado Ejército Libre Sirio, se adhirieron a las tropas leales a Damasco, citaron fuentes rusas.

La defección en las filas de los grupos beligerantes sirios se da cuando el Ejército de este país, junto a sus aliados, realiza fuertes batidas contra irregulares en las centrales provincias de Homs y Hama, en tanto se combate contra el Estado Islámico (EI) o Daesh en la nororiental provincia de Deir Ezzor.

Como muestra de esos éxitos, el ejército sirio y sus aliados expulsaron en las últimas horas a terroristas del EI de 14 poblados y seis montañas en la zona de Jeb Yarrah, a unos 60 kilómetros al este de Homs, consignó un parte militar.

Entre las áreas liberadas, con apoyo de la aviación rusa, en la central provincia de Homs (frontera administrativa con Hama), se encuentra Unek Hawa, hasta hace poco uno de los más temidos feudos del EI en la zona, además de Um Rayem.