Las Unidades de Movilización Popular, Al Hashd al Shaabi, rechazan la celebración de un referendo por la independencia del Kurdistán iraquí, se informó hoy.

Respetados por su participación en la lucha contra el Daesh o Estado Islámico, los dirigentes de las milicias estiman que un Kurdistán independiente puede desembocar en una guerra civil.

De esa manera, el comandante de las unidades, Hadi al Amiri, describió lo que podía ocurrir en caso de que la votación sea favorable a la separación kurda del gobierno central iraquí.

Previsto para el próximo 25 de septiembre, el ejercicio comicial involucrará a tres provincias iraquíes y a la disputada región de Kirkuk, ahora bajo control kurdo, pero reclamada por Bagdad.

Al Amiri precisó que ‘todos debemos centrarnos en el tema del referendo, porque de llevarse a cabo será inevitable una guerra civil’.

‘Tenemos que hacer todo lo posible para impedir su celebración y todas las consecuencias negativas que conllevará’, indicó el comandante de los milicianos.

Las autoridades del Kurdistán iraquí reiteraron que la consulta va a como dé lugar el próximo 25, aunque tenga detractores internos y también lo rechacen Estados Unidos, Turquía e Irán.

Ubicado en el norte del país y con una población estimada en unos cinco millones de habitantes, el Kurdistán es la única región autónoma de Irak que ganó ese estatus en la Constitución de 2005, dos años después de derrocado el régimen de Sadam Husein.

Los tres países mencionados y la Liga Árabe consideran que un desmembramiento de Iraq estimulará a kurdos residentes en otras naciones a concretar un referendo similar o a tomar el camino de las armas para emanciparse.