La revisión de las normas relativas al período de vigilancia reforzada en las fronteras fue uno de los puntos claves en la reunión sostenida hoy entre los ministros del interior de la Unión Europea (UE).

Aunque el tema no formaba parte de la agenda formal del encuentro, una fuente europea indicó que el titular francés, Gérard Collomb, sacó el asunto a colación a propósito del documento conjunto publicado este miércoles por el gobierno galo, así como por Alemania, Austria, Dinamarca y Noruega.

En ese texto, los cinco países firmantes del Acuerdo de Schengen, aunque Noruega no forma parte de la UE, exponen que los límites establecidos en ese tratado referidos a los controles fronterizos ‘no responden a las necesidades’ de la lucha antiterrorista.

‘Esta limitación no recoge las necesidades en el contexto de la amenaza terrorista a largo plazo, es necesario permitir a los Estados miembros reintroducir controles en su frontera interior durante un periodo mayor’, advierte el texto.

Al respecto, Collomb señaló que ‘el problema del terrorismo en Francia se mantiene de manera aguda, hemos evitado doce atentados desde el inicio del año, y sabemos que este terrorismo es transfronterizo’, insistió.

El representante francés recordó que se detectaron movimientos ‘importantes’ de sospechosos entre Francia y Bélgica, e hizo mención al tránsito por territorio francés de los terroristas de Barcelona.

Por este motivo, solicitó que se permita a los Estados miembros ‘poder controlar nuestras fronteras’.

Medios apuntan que las referidas cinco naciones aplican desde hace más de año y medio controles sistemáticos en sus fronteras gracias a varias prórrogas amparadas en la necesidad de gestionar mejor la presión migratoria.

Sin embargo, Bruselas ya avisó que las normativas actuales no permiten más aplazamientos y el permiso expirará en noviembre.

La propuesta que lideran París y Berlín cuenta ahora con el respaldo de ‘muchos’ países, según el ministro francés.

A su vez aseguró que la Comisión Europea está dispuesta a ‘suavizar’ las reglas del Código de Fronteras Schengen para atender a esta demanda, ‘sin por ello poner en duda la libre circulación’ de personas.

La idea fundamental de la iniciativa es que los Estados firmantes del pacto fronterizo puedan sumar dos años más al período máximo de 24 meses ante el riesgo terrorista.

Etiquetas: ; ;