Los manifestantes, congregados en rechazo a la absolución de un policía blanco acusado de matar a tiros a un hombre negro, se enfrentaron con piedras y botellas a los agentes de la policía