Cuando la injusticia de la muerte se lleva lo mejor de nuestra Patria siempre quedan sentimientos encontrados, en especial cuando viene por mano ajena y destructora.

Me es difícil poder aún entender la naturaleza de bestia con que lidio nuestro pueblo durante 17 años de dictadura militar en Chile. Que los mismos que presumían y aún lo hacen en defendernos fueron los verdugos de sus propios hermanos con diferentes métodos y maneras terribles.

Entre la noche del 15 y parte de la madrugada del 16 de septiembre del año 1973 fue asesinado por el Ejército de Chile uno de los mejores hijos de nuestro pueblo en los subterráneos de un improvisado campo de concentración en el ex Estadio Chile, en el corazón mismo de la capital de nuestra Patria, Santiago el cantautor, director teatral, funcionario académico de la Universidad Técnica del Estado y miembro del Comité Central de las Juventudes Comunistas de Chile, Víctor Lidio Jara Martínez.

Fue hecho prisionero el día 12 de septiembre en la Universidad Técnica del Estado, el día 11 anterior vio como los aviones de la fuerza aérea bombardeaban el Palacio de la Moneda donde resistía el Presidente Salvador Allende. Desde el momento de su captura hasta su asesinato fue objeto de tratos apremiantes y de torturas en el recinto del ex Estadio Chile por miembros del Ejército de Chile. Es de conocimiento publico de cómo en forma sádica le hicieron el juego de la ruleta rusa. Escrúpulos es lo menos que tenían los militares.

Escribió, sabiendo que sería asesinado, su último poema en un estado deteriorado, producto de las torturas recibidas. Antes de que se fueran todos los prisioneros a seguir robusteciendo la cantidad de cautivos en el Estadio Nacional, él fue separado junto a Litré Quiroga y llevados a los subterráneos, siendo encerrados en los camarines y asesinados a sangre fría. En total recibió 44 disparos. En plena madrugada su cuerpo y de Litré fueron subidos a un camión y llevados a un terreno baldío al sur de la capital, en el barrio obrero de la actual Comuna de lo Espejo, en la parte posterior del Cementerio Metropolitano cercano a la línea del tren y arrojados allí en fila. Los pobladores al rayar el alba el 16 de septiembre reconocieron los cuerpos inertes abandonados, todos con signos de tortura y acribillados.

Llevado a la morgue, reconocido por el entonces trabajador del registro civil Héctor Herrera Olguín y posteriormente por su esposa Joan y sepultado literalmente clandestino en el Cementerio General de Santiago de Chile, Víctor Jara fue uno de los tantos asesinados por la dictadura pro estadounidense encabezado por Pinochet.

Lo resumido anteriormente fue lo que ocurrió con Víctor Jara y se describe aunque sea en unas líneas el rostro de aquella dictadura. Cabe mencionar que ocurrida la muerte empieza la embestida represora de la junta fascista en el ámbito cultural: libros quemados, obras censuradas, medios de comunicación que apoyaban la Unidas Popular acallados y los masters de los discos en las casas discográficas, entre ellas las de Víctor Jara y otros artistas de la Nueva Canción Chilena, destruidos.

Han pasado 44 años de su asesinato y la justicia plena aún no es realidad. El culpable esta identificado, pero trabas donde se encuentra ahora el asesino impide llevarlo hacia Chile y comparecer para responder por este hecho. Es indispensable que los que llevaron al tormento y masacre de tantos chilenos de alguna u otra manera hacerlos responder y que no escapen del brazo de la justicia y acabar con la impunidad.

Víctor, hijo de campesinos, criado en el seno del pueblo trabajador, forjado en el intelecto de la Universidad de Chile, comprometido con la realidad de su gente opto por ser un militante de la causa del socialismo y se mantuvo firme hasta el día de su asesinato como se lee en los versos de su último poema…

“Lo que veo nunca vi,

Lo que he sentido y que siento…

Harán brotar al momento…

De la sangre, un fusil…”


EX ESTADIO CHILE, QUE HOY TIENE EL NOMBRE DEL CANTAUTOR ES EL LUGAR DONDE FUE ASESINADO.

EL ASIENTO DE COLOR BLANCO SEÑALA EL LUGAR DONDE POR ÚLTIMA VEZ SE LE VIO CON VIDA ANTES DE SER ASESINADO POR LOS MILITARES.

                    EL CAMARIN DONDE FUE EJECUTADO POR EFECTIVOS DEL EJÉRCITO DE CHILE

 AMANDA JARA, HIJA DEL CANTAUTOR, OSSIEL NUÑEZ, EX PRESO POLÍTICO DEL EX ESTADIO CHILE, CRISTIÁN GALAZ, MIEMBRO DEL DIRECTORIO DE LA FUNDACIÓN VÍCTOR JARA Y OTRAS PERSONALIDADES COLOCAN UNA OFRENDA FLORAL EN EL LUGAR EXACTO DEL CAMARIN DONDE FUE EJECUTADO EL ARTISTA.

PLACA CONMEMORATIVA DE VÍCTOR JARA EN EL INTERIOR DEL ESTADIO CON EL VERSO DE SU ÚLTIMO POEMA.

ANTIGUA TUMBA DE VÍCTOR JARA EN EL CEMENTERIO GENERAL DE SANTIAGO DE CHILE. HOY ES UN MONUMENTO DE MEMORIA HISTÓRICA DENTRO DEL CAMPOSANTO.

TUMBA ACTUAL DE VÍCTOR JARA, AQUÍ FUE SEPULTADO EN DICIEMBRE DEL AÑO 2009 CON UN MASIVO FUNERAL DESPUÉS DE QUE FUERA EXHUMADO DE SU ANTIGUA TUMBA PARA EXAMINAR LAS CAUSAS DE SU ASESINATO.

LA FLECHA ROJA INDICA EL PUNTO EXACTO DONDE FUE ENCONTRADO EL CUERPO DE VÍCTOR JARA, DE LITRE QUIROGA Y OTROS DE SUS COMPAÑEROS EN LA MADRUGADA DEL 16 DE SEPTIEMBRE DEL AÑO 1973. FUE EN ESE PUNTO DONDE LOS MILITARES PROVENIENTES DEL EX ESTADIO CHILE ARROJARON LOS CUERPOS.

EN EL LUGAR PRECISO DONDE LOS CUERPOS FUERON ENCONTRADOS SE LEVANTO UN MEMORIAL Y QUE FUE ABIERTO POR SU LA VIUDA DEL CANTANTE, JOAN JARA (TURNER).

 

Memoria Eterna a ti, Víctor Jara!

Isaac Márquez, jefe de la redacción en español de la Agencia de Noticias News Front.