Miembros de la oposición siria en Al-Raqa, 14 de junio de 2017.

Más de 50 rebeldes sirios, incluidos seis comandantes, abandonaron, los últimos días, a sus grupos opositores al Gobierno y se unieron al Ejército de Siria.

El Ministerio ruso de Defensa ha informado, mediante un comunicado, de la rendición de más de 50 milicianos pertenecientes a diferentes fracciones opositoras al Gobierno de Damasco y de su ingreso posterior al Ejército de Siria, según recoge este sábado la agencia rusa de noticias Sputnik.

El texto también destaca que, entre estos milicianos opositores, figuran seis comandantes de campo que han depuesto sus armas ante los correspondientes altos mandos de las fuerzas sirias.

La noticia llega después de que una fuente local informara de que un grupo de elementos terroristas de Daesh (acrónimo de EIIL en árabe) se rindió a las fuerzas progubernamentales de Damasco en Deir Ezzor, en el este de Siria.

Desde un tiempo atrás, vienen sucediendo similares entregas de armas por parte de los rebeldes opositores al Ejército sirio, una decisión relacionada con los recientes exitosos avances militares de las fuerzas sirias que han recuperado frentes que hasta hace poco estaban bajo el control de los opositores.

El documento además agrega que el Centro ruso para la Reconciliación proporciona ayuda humanitaria a la población civil afectada por el conflicto, así como también facilita los medios necesarios para restaurar la paz social en el país árabe.

Desde 2011, Siria está inmersa en un conflicto que ha llevado a las fuerzas gubernamentales luchar contra diferentes grupos de oposición al Gobierno del presidente Bashar al-Asad.

Para poner fin a esta crisis, la comunidad internacional ha tomado una serie de acciones como conversaciones organizadas en diversas plataformas, incluidas las de Ginebra (Suiza) y Astaná (Kazajistán).

En concreto, durante las conversaciones de Astaná, las partes del conflicto acordaron establecer cuatro zonas seguras en Siria.