El expresidente de Ecuador Rafael Correa denunció que hay un ‘sesgo’, un ‘doble rasero’ y un ‘constante asedio’ para derrocar al Gobierno venezolano.

“Fuerzas nacionales, su oligarquía, sus medios de comunicación y de fuerzas internacionales como Estados Unidos imponen un constante asedio al mandatario venezolano, Nicolás Maduro», criticó Correa.

En una entrevista citada el lunes por la cadena televisiva de Venezuela Telesur, el exmandatario ecuatoriano argumentó, además, que “la agresión” contra Caracas no empezó con el actual presidente estadounidense, Donald Trump, sino que hunde sus raíces en el anterior Gobierno de Barack Obama con su decreto antivenezolano.

Asimismo, denunció que el rol que ha desempeñado el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, en la crisis en Venezuela “ha sido muy triste, y también inconsistente y de doble estándar”.

Para el exjefe de Estado andino, los “motivos ideológicos” desvían la atención pública de la situación en América Latina. La OEA arremete contra Maduro pero guarda silencio en relación con el golpe de Estado en Honduras y contra la presidenta brasileña Dilma Rousseff, denunció.

En México a diario asesinan periodistas, policías, desaparece gente, pero no es noticia, cuestionó Correa, al indicar que “en cambio, en Venezuela hay una marcha violenta y la contiene la Policía y es primera página de todos los diarios”.

Por lo tanto, asegura que Venezuela “ha estado bajo un ataque y una agresión terrible”, y recuerda que “Maduro cree en el diálogo, pero hay una derecha tremendamente violenta” que no lo atiende.

“Bombardeo mediático, bloqueo, boicot económico e injerencia externa” han agravado la situación en Venezuela, prosiguió, ya que sin lugar a dudas la política depende en gran medida de la situación económica

Al final, insistió en que los venezolanos deberán resolver sus problemas en democracia y en paz. “Yo creo que cuando mejore la situación económica, la situación de tensión va ir bajando y se va a ir consolidando el Gobierno de Nicolás Maduro. Mientras tanto, ojalá, no se caiga en más brotes de violencia ni más muertes”, precisa.