Hace un año, el 16 de octubre de 2016, como resultado de un acto terrorista, el cual no encaja en ninguna de las «leyes de la guerra», en el ascensor de la casa del número 121 de la calle Chelyuskintsev en Donetsk donde vivía con su familia fue asesinado Arseniy Sergeivitch Pavlov.

El legendario comandante del batallón Sparta, la persona más conocida en todo el Donbass, Ucrania y Rusia bajo el nombre de guerra Motorola nos dejaba. Héroe de la defensa de Slavyansk, combatiente en Miusynsk, uno de los organizadores de las victorias en Debaltsevo y  el destructor de los mitos sobre los «invencibles cyborgs» lanzados por Kiev en la toma del aeropuerto de Donetsk.

Un tipo que venía de Komi, Rusia, un veterano de la 77ª Guardia Independiente Moscú-Chernigov Orden de Lenin, Bandera Roja Orden de Suvorov II Brigada de la Infantería de Marina, se convirtió en una leyenda insurgente del Donbass, Coronel de las Fuerzas Armadas de la RPD, galardonado con el título de Héroe de la República Popular de Donetsk y el honor de ser incluido personalmente en la lista de sanciones de la Unión Europea bajo el número 135.

Enterrado, Arseny Sergeyevich en el Donetsk protegido por él, en el cementerio «Mar de Donetsk» con honores militares como su persona merecía. En la República Popular en relación con su muerte se declaró un luto de tres días. Para dar el último adiós al legendario comandante llegaron más de cincuenta mil habitantes de toda la República.

Lo más importante aquí

En cualquier momento se puede dar a luz a héroes, los cuales entran en la historia por su abnegado sacrificio. Los hay que son héroes, e incluso famosos, por su resistencia inquebrantable en situaciones aparentemente sin ninguna esperanza.

Motorola y Givi.

Esta generación de personas como Arseny Pavlov, el cual murió poco después de su gran amigo y héroes Mikhail Tolstoy (Givi), son de otro planeta. Es una generación de héroes ganadores que ni siquiera pudieron matarlos directamente en el campo de batalla.

Fue necesario hacerlo de forma traicionera y no como resultado de las operaciones militares, echando mano a un atentado terrorista el cual no depende de las reglas de la guerra. Un acto criminal por la espalda.

Él era una persona que sabía y amaba comunicarse con los periodistas de forma profesional. Una de sus citas habla acerca de cómo comprendió el escenario que se engendraba en el Maidan:

«Sentado en el tren recuerdo cómo lanzaban cócteles Molotov contra la policía y ahí todo me quedó muy claro. Se estaba preparando una guerra con nazis de por medio. Una vez un nazi dijo que mataría a diez rusos por cada compañero que le mataran».

Los militares del batallón Sparta sobre su comandante

Vladimir Zhoga con el nombre de guerra Voha habló sobre qué era Motorola.

«A Motorola le encantaba bromear. También era muy aficionado a perseguir a los militares ucranianos en idioma ucraniano. No siempre entendían quién les hablaba en la radio. Esto los asombraba. A veces daba resultado en la lucha pues sabíamos después de hablar dónde se encontraba y podíamos corregir el fuego. Podemos decir que Arsen era una persona común como todos nosotros».

Arsen Pavlov (Motorola) y Vladimir Zhoga (Voha)

«Motorola es un verdadero héroe con mayúscula. Aunque él no se consideraba así. Consideró héroes a las personas que lucharon en primera línea para ejecutar todas sus órdenes. El héroe es su batallón. Él siempre creyó que sus premios y condecoraciones son las recompensas de esas personas que estaban en primera línea. Prometemos a Motorola que el batallón no se derrumbará, sin importar quién nos presiona. Seremos un solo mecanismo, un puño. Nadie puede quebrarnos. Arsen hizo de nosotros dignos soldados, aceptamos su carácter. Ciertamente criaremos a sus hijos adecuadamente».