Un ciudadano de Ucrania armado con pistolas y granadas resultó herido ayer al intentar cruzar ilegalmente la frontera con Rusia, comunicó el Servicio Federal de Seguridad (FSB) ruso.

«Guardias fronterizos de la Dirección del FSB en la región de Kursk detuvieron a un ciudadano ucraniano, de 31 años, que intentó cruzar ilegalmente la frontera rusa», señala el comunicado.

El Servicio Federal de Seguridad (FSB) de Rusia detiene a un agente de servicios de seguridad de la región ucraniana de Jersón enviado a Crimea para realizar acciones subversivas.

Durante su detención, el intruso abrió fuego e intentó fugarse a territorio ucraniano cuando fue herido por los guardias fronterizos rusos.

El FSB informó que el detenido, que sufrió heridas de gravedad media, portaba dos pistolas y cinco granadas de mano.

Además, llevaba unos 50 cartuchos con balas de 5,45 mm y ampollas con una sustancia de color gris, probablemente mercurio.