El presidente Evo Morales calificó el pronunciamiento del gobierno de Estados Unidos, que reprobó el fallo del Tribunal Constitucional Plurinacional de Bolivia que restituye los derechos político-electorales de las autoridades nacionales y permitirá su reelección en 2019, es un acto inaceptable para la soberanía de su nación.

Ante esa acción, que no dudó en calificar de injerencista, Morales se declaró “decidido” a ser candidato y ganar las elecciones en poco menos de dos años.

“Yo no estaba tan decidido y ahora estoy decidido para ser candidato en el 2019. Qué tiene que ver Estados Unidos para amenazar y amedrentar”, dijo el Presidente, durante la entrega de la Unidad Educativa Técnico Humanística Nacional San Isidro en Cochabamba.

Añadió que la reacción del gobierno de Donald Trump corresponde a la imposibilidad del volver a tener control sobre Bolivia y la gran reserva natural que tiene el país, por lo que nuevamente recurren a amenazas imperialistas, parecidas a las realizadas en 2002, cuando el entonces embajador de Estados Unidos, Manuel Rocha, amenazó con lo mismo.

En aquella oportunidad, Rocha afirmó que si Morales ganaba la presidencia, la Casa Blanca no establecería ningún vínculo diplomático ni económico, todo para condicionar y manipular el voto de los bolivianos. “Era una mentira y un chantaje del imperio hacia a los gobiernos”, recordó.

En tal sentido, instó al Tribunal Supremo Electoral boliviano a rechazar cualquier tipo de intromisión en los asuntos relacionados con los comicios del 2019 por dignidad, como en su momento lo hizo la Corte Nacional Electoral (CNE).

“La anterior CNE fue amenazada por Estados Unidos, con que si yo salía presidente, iban a cortar la ayuda (…), esperamos que las autoridades de hoy, frente a las amenazas de EEUU que piden mi renuncia a la candidatura de 2019, si tienen dignidad, la rechacen como antes lo hicieron”, dijo Morales.

Etiquetas: ; ;