Atacan a familias en campamento Hugo Chávez en Brasil

Atacan a familias en campamento Hugo Chávez en Brasil
Unas 320 familias que habitaban el campamento Hugo Chávez, en Marabá, estado de Pará, región norte de Brasil, fueron atacadas por hombres armados, de acuerdo con un comunicado oficial del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST), reseñado por Telesur.

De acuerdo con el MST, pistoleros dispararon y se burlaron de los campesinos que fueron desalojados de la zona tras una orden judicial que favoreció a los latifundistas de esa región.

Según el último reporte del movimiento rural, las familias ya habían acatado pacíficamente la orden de desalojo.

El campamento Hugo Chávez conectaba las ciudades de Redención y Marabá. Sus habitantes se dedicaban a la producción de hortalizas, además de arroz, frijoles y macaxeira (yuca).

Ataques constantes

Desde la primera semana de su ocupación, en 2014, las familias sufrieron intimidaciones por parte de hombres armados con rifles. Según los agricultores, actúan bajo el mando del propietario de la hacienda Santa Tereza, el empresario Rafael Saldanha.

Según Ayala Ferreira, coordinador en la zona del MST, Rafael y su hermano Osvaldo Saldanha contratan a efectivos de la policía militar para atacar a los campesinos. “Se acercan a las familias con las armas en la mano, en una forma clara de intimidación”, afirmó.

Explicó que el anterior ataque había ocurrido el pasado 2 de noviembre. “Fueron dos días consecutivos de miedo y aprensión bajo el ataque de los disparos, los campos destruidos y tiendas de campaña en llamas”, aseguró Ferreira.

El activista añadió que el campo ha sufrido reiterados episodios consecutivos de violencia durante los últimos tres meses de este año.

Para abordar esta grave situación, el MST sostuvo una audiencia pública entre el 18 y el 21 de octubre con el juez Gercino José da Silva Filho, ombudsman agrario nacional de Brasil.

Sin embargo, Ferreira informó que, tras las denuncias, los ataques se han vuelto más intensos y violentos. “Hemos informado de la situación en la que las familias se presentaban y se imaginan que la queja era razón para que se reanuden las amenazas, ahora con la crueldad, como las balas y las bombas”, denunció.