Gracias al trabajo realizado durante décadas, hoy Cuba cuenta con un amplio apoyo internacional en la promoción de los derechos humanos, que refuta los reiterados intentos de desacreditar a la isla.

Una de las mayores evidencias de respeto hacia Cuba fue su reelección en 2016 en uno de los ocho puestos para América Latina y el Caribe en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (UNHRC).

Cuba fue el país más apoyado en la región, con 160 votos para el período 2017-2019. Según las autoridades diplomáticas cubanas, era una señal de reconocimiento por parte de la comunidad internacional del trabajo cubano en la promoción de los derechos humanos.

Después de la creación de UNHRC en 2016, Cuba ha sido elegida como país miembro en cuatro períodos (2006-2008, 2009-2011, 2014-2016 y 2017-2019).

Cuba también asumió una de las vicepresidencias del CDHNU entre junio de 2010 y junio de 2011, representando a la región de América Latina y el Caribe.

Solo en 2012 y 2013 Cuba no se presentó como miembro del Consejo, solo porque los miembros del consejo sirven por un período de tres años y no son elegibles para la reelección inmediata después de dos períodos consecutivos.

Según fuentes de la Misión Permanente de Cuba ante las Naciones Unidas, la isla caribeña otorga una alta prioridad a la cooperación internacional para la promoción y protección de todos los derechos humanos.

También destacaron que Cuba participó activamente tanto en las negociaciones para la creación del Consejo como en el proceso de construcción institucional de ese órgano.

Cuba también presentó varias propuestas para garantizar la promoción genuina del diálogo y la cooperación internacional en el campo de los derechos humanos, sin la intervención de prácticas de confrontación y manipulación política que pusieron fin a la Comisión de Derechos Humanos anterior.

Según las autoridades y diplomáticos cubanos, la isla mantiene su compromiso de abordar las reivindicaciones históricas de los pueblos del Sur y de las grandes mayorías en todo el mundo sobre cuestiones como la realización efectiva del derecho al desarrollo y la lucha contra el racismo, la discriminación, xenofobia y las intolerancias relacionadas.

En este sentido, recordaron que Cuba firmó los Pactos Internacionales de Derechos Humanos en 2008 y que continuará su trabajo en esa área como principal patrocinador de varios proyectos en el Consejo.

También subrayaron que Cuba sigue comprometida a garantizar el pleno respeto de los principios de universalidad, indivisibilidad, objetividad y no selectividad a fin de fortalecer la cooperación en el campo de los derechos humanos.

Contrariamente a poderes como Estados Unidos, los cubanos tienen logros significativos en el disfrute de todos los derechos humanos, ya sea en el campo de los derechos económicos, sociales y culturales, en los derechos civiles y políticos o en los llamados derechos de tercera generación o solidaridad.

Según representantes de la Misión Permanente de Cuba ante la ONU, si tienen que mencionar solo uno de los logros, se referirían al ejercicio pleno de su derecho a la autodeterminación en medio de los graves obstáculos y amenazas derivados de la política de hostilidad , agresión y bloqueo impuestos durante décadas desde el exterior.

Los éxitos cubanos en áreas como salud, educación, investigación científico-técnica, cultura y deportes también son ampliamente conocidos a nivel internacional.

Sin embargo, lo que está oculto o distorsionado es que todo esto ha sido posible precisamente porque el pueblo cubano posee su destino político y los recursos del país, ejerce el poder y el control total de la vida de la nación, y participa activamente como un Actor del sistema de democracia diseñado y respaldado por el pueblo en un plebiscito universal, señalaron los diplomáticos.

Por si fuera poco, hay muchos en el mundo que conocen de cerca los ideales respaldados por el pueblo cubano en sus acciones internacionales, el compromiso con el avance de los derechos humanos y la lucha contra el colonialismo y el acceso a la salud y la educación.

Según cifras oficiales, más de 325 mil colaboradores cubanos han prestado servicios en 158 países y, en términos de educación, gracias al programa cubano de alfabetización ‘Yosípuedo’, más de nueve millones de personas han aprendido a leer y escribir en treinta naciones.

Al mismo tiempo, la nación caribeña ha recibido visitas de misiones y funcionarios de la más alta organización internacional y ha brindado toda la información necesaria para responder a las solicitudes de procedimientos especiales del CDH, con las que continuará cooperando.

En general, como miembro del mencionado organismo, dicen los diplomáticos, Cuba promueve sus iniciativas tradicionales en temas como el acceso a la alimentación, el respeto a la diversidad cultural y la promoción de la paz como un requisito vital para el disfrute de todos los derechos humanos.

Asimismo, el país continúa trabajando para el desarrollo progresivo de los derechos de la tercera generación y, en particular, la solidaridad internacional.

fuente

Etiquetas: ; ; ; ;