La Secretaría de la ONU no tiene autoridad para investigar las denuncias de presuntos suministros de armas iraníes a los rebeldes yemeníes, expresadas recientemente por Estados Unidos y otros países, dijo el enviado adjunto de Rusia en la ONU, Vladimir Safronkov.

El 14 de diciembre, la embajadora de los Estados Unidos en la ONU, Nikki Haley, presentó en Washington fragmentos de un misil lanzado por los rebeldes huzíes de Yemen hacia el aeropuerto de Riad y derribado por las defensas de misiles sauditas. Ella afirmó que el misil fue fabricado en Irán. Durante la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU el martes, el subsecretario general de Asuntos Políticos de la ONU, Jeffrey Feltman, dijo que la Secretaría estaba analizando esta información, pero hasta ahora no ha llegado a ninguna conclusión con respecto al origen del misil.

Hablando en la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la implementación de la Resolución 2231, adoptada en apoyo del acuerdo nuclear con Irán, el diplomático ruso dijo que la ONU no tenía «credenciales ni experiencia» para investigar tales afirmaciones.

«Las medidas de este tipo, tomadas sin la aprobación previa del Consejo de Seguridad de la ONU, son ilegítimas, y la información obtenida como resultado no puede considerarse creíble y no debe incluirse en un informe», dijo Safronkov.

También hizo hincapié en que el informe del Secretario General de las Naciones Unidas Antonio Gutterres sobre la resolución 2234 «no debe contener ninguna información de fuentes de acceso abierto, así como referencias a datos no comprobados o inherentemente no verificables, proporcionados por naciones separadas».

«La información de este tipo debe enviarse al Consejo de Seguridad de la ONU, que está autorizado para decidir sobre otros pasos, incluso para ordenar una investigación. Los pasos unilaterales en esta dirección no pueden considerarse legítimos», dijo el diplomático ruso.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;