El gobierno japonés debería prohibir la descarga de desechos radiactivos líquidos desde la planta de energía nuclear (NPP) de Fukushima, azotada por el desastre, hacia el Océano Pacífico, dijo el martes la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.

«Nos preocupan los informes de los medios de comunicación sobre los planes de la empresa japonesa TEPCO, la operadora de la planta nuclear de Fukushima-1, para descargar masivamente en el océano desechos radiactivos líquidos que surgieron como resultado de un accidente en esta central nuclear. Esos informes incluyen las declaraciones públicas de 2017 del jefe de TEPCO, Takashi Kawamura y los últimos informes de varios medios de comunicación extranjeros, incluidos The Independent y Japan News», dijo la portavoz Maria Zakharova.

«Creemos que el gobierno japonés debe prohibir la liberación de agua radiactiva en el océano y encontrar formas de deshacerse de los desechos producidos durante el desastre de Fukushima. Si Japón no tiene tales tecnologías, puede recurrir a la comunidad internacional en busca de ayuda», agregó ella.

Según la diplomática rusa, «cientos de miles de toneladas de agua radiactiva» pueden descargarse en el medio ambiente si esos informes demuestran ser ciertos.

«Creemos que una descarga a gran escala puede causar daños graves al medio ambiente y a los recursos pesqueros del Océano Pacífico. Afectará a los pescadores japoneses y, posiblemente, a los residentes de las áreas costeras en general», dijo Zakharova.

Moscú no descarta que la acción pueda afectar las aguas rusas también.

«La descarga de agua radiactiva puede tener un impacto negativo en la industria pesquera en nuestro país y en otros estados de la región», dijo la diplomática rusa.

El desastre nuclear en la central eléctrica de Fukushima-1 ocurrido en marzo del 2011 fue provocado por un tsunami inducido por un terremoto que destruyó los sistemas vitales de refrigeración del reactor. Esto resultó en tres fusiones nucleares, explosiones de hidrógeno y una liberación masiva de desechos radiactivos, que contaminaron el área circundante. Las operaciones de limpieza continúan en la planta de energía y los territorios adyacentes. De acuerdo con el plan de acción actual, el desmantelamiento total de la estación puede tener lugar solo alrededor del año 2040.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;