Con el tiempo corriendo hasta el comienzo de una votación de la Asamblea General de la ONU sobre una propuesta para instar a Washington a eliminar su declaración de Jerusalén, Tel Aviv ha intensificado su retórica.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, calificó a las Naciones Unidas como una «casa de mentiras» y dijo que «el Estado de Israel rechaza totalmente esta votación, incluso antes de que [la resolución] sea aprobada».

Se refirió a la votación sobre la resolución propuesta por la Asamblea General de la ONU para pedir a la Casa Blanca que retire su reconocimiento de Jerusalén, insistiendo en que la comunidad internacional respete la soberanía de Israel.

«Jerusalén es nuestra capital y seguiremos construyendo allí, y las embajadas extranjeras, encabezadas por los Estados Unidos, se trasladarán a Jerusalén. Va a suceder», señaló Netanyahu.

La reunión de emergencia de la Asamblea General de la ONU está programada para más tarde el jueves. Se produce después de que Estados Unidos vetó el lunes una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU (CSNU) que instaba al presidente Donald Trump a revocar su decisión sobre Jerusalén.

La resolución, redactada por Egipto, fue apoyada por los otros 14 miembros del CSNU, tanto permanentes como temporales.

El 6 de diciembre, Trump anunció el reconocimiento de Washington de Jerusalén como la capital de Israel, lo que desató una ola de protestas globales.

La situación se intensificó después de que el grupo militante palestino Hamas amenazó con iniciar la Tercera Intifada en respuesta a la declaración de Jerusalén de la Casa Blanca, con Israel lanzando una serie de ataques aéreos contra Gaza.

fuente

Etiquetas: ; ; ; ;