El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, desafió a su homólogo británico, Boris Johnson, durante una conferencia de prensa para dejar de hacer acusaciones falsas basadas en noticias falsas contra este país.

Lavrov rechazó las insinuaciones de un periodista británico, que consideró que «nadie en el mundo cree cuando Rusia niega las acusaciones de interferencia». Cuando se habla del mundo, se está refiriendo a Occidente, dijo el canciller ruso.

Ni siquiera toda la comunidad occidental considera una posible interferencia rusa en los asuntos internos de sus estados, porque tengo a Johnson además de mí, que reconoció que Moscú no interfirió en absoluto en sus elecciones y en un referéndum sobre el Brexit, señaló el diplomático ruso.

Pero luego Johnson respondió que al hacer esa declaración, más bien quiso decir que no hubo interferencia exitosa y retomó las acusaciones de una presunta interferencia rusa en asuntos internos británicos.

Lavrov consideró, por otro lado, que Occidente creó la falsa imagen de una Rusia dedicada a interferir en sus procesos políticos, de la cual nunca han tenido pruebas y ahora es difícil salir de esa posición, dijo.

Johnson, que en varias ocasiones ha hecho duras declaraciones contra Moscú, tanto sobre el asunto sirio como sobre los medios y la supuesta interferencia, declaró antes de su viaje que buscaría puntos para el trabajo conjunto, a pesar de las diferencias entre los dos países.

fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ;