El gobierno sirio, con el apoyo de los militares rusos del centro ruso para la reconciliación siria, organiza la evacuación de los refugiados del campo Al-Rukban en la frontera sirio-jordana, dijo a los periodistas Haj Adel, coordinador del proceso de paz y seguridad en las áreas de la frontera de la provincia de Homs.

«Nosotros, conjuntamente con el Ejército Árabe Sirio, con el apoyo de especialistas militares rusos estacionados en la localidad de Tadmor (Palmira), pudimos establecer contacto con el campamento de refugiados de Al-Rukban para organizar la evacuación de refugiados que por algún motivo no podían salir del campamento por su cuenta, a sus lugares de origen», dijo Adel, y agregó que hay un grupo de militantes en Al-Rukban integrado por personas que habían huido del grupo terrorista Daesh (prohibido en Rusia) después de su derrota en Siria.

La declaración fue hecha luego de que la semana pasada surgieron informes de que los insurgentes de grupos armados ilegales estaban bloqueando carreteras, impidiendo que los refugiados abandonaran el campamento, ubicado en la provincia de Homs a unas 11 millas (18 kilómetros) al sur del poblado de Al-Tanf, zona controlada por los EE.UU. en la frontera sirio-jordana.

El campamento de refugiados de Al-Rukban se ha convertido en foco de atención desde principios de noviembre cuando el Centro de Reconciliación de Rusia para Siria ha acusado a los Estados Unidos de establecer un campo de entrenamiento cerca del sitio, con el objetivo de formar una nueva «oposición moderada» de varios grupos de milicias después de una declaración similar del Ministerio de Defensa de Rusia, criticando la movida de Washington como «un crimen de guerra», ya que impidió que el gobierno sirio estableciera un corredor seguro para la entrega de suministros humanitarios a los refugiados.

El Centro de Reconciliación de Rusia para Siria también mencionó otro campamento la semana pasada, el de Al-Hasakah, que afirmó en que esta siendo utilizado como una base para entrenar a los insurgentes.

Según un oficial de defensa ruso, los instructores estadounidenses de las Fuerzas de Operaciones Especiales supervisan un nuevo grupo armado llamado «Nuevo Ejército Sirio», supuestamente anunciando que después del entrenamiento los grupos serían enviados al sur de Siria para luchar contra las tropas gubernamentales.

La coalición liderada por Estados Unidos ha negado estas acusaciones, calificándolas de «absurdas».

Durante la guerra civil siria de seis años, Rusia ha estado apoyando al gobierno legítimo del presidente Bashar Assad, en contraste con los países occidentales que han estado insistiendo en su renuncia y han brindado apoyo a varios grupos de oposición.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ; ; ;